Senador estadounidense pide "presión diplomática intensa" sobre el presidente Morales

El senador Ben Cardin es miembro de rango del Subcomité de Relaciones Exteriores del Senado para el Hemisferio Occidental y líder del Senado en esfuerzos anticorrupción.

Por Amilcar Ávila

El senador estadounidense Ben Cardin reaccionó ante el esfuerzo del presidente Jimmy Morales de poner fin a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG).

Cardin, miembro de rango del Subcomité de Relaciones Exteriores del Senado para el Hemisferio Occidental y líder del Senado en esfuerzos anticorrupción, emitió la siguiente declaración (traducida al español):

La negativa del presidente Morales de renovar el mandato de la CICIG es un revés peligroso para la transparencia anticorrupción y los esfuerzos de rendición de cuentas en Guatemala.

Además, Cardin enfatizó en que "el pueblo de Guatemala merece un gobierno abierto y transparente que rinda cuentas ante ellos, y la CICIG ha sido una herramienta necesaria y efectiva para alcanzar ese objetivo. Estoy profundamente preocupado por lo que vendrá después, ya que el anuncio ha causado miedo e indignación en Guatemala y dentro de la comunidad global. Los valientes ciudadanos que han tomado las calles para protestar por esta acción atroz; sin embargo, dan esperanza de que el pueblo guatemalteco no tolerará tal esfuerzo por negar la verdad y negar la justicia".

También exhortó "al Departamento de Estado y a las misiones estadounidenses en la ONU y la OEA a que apliquen una presión diplomática intensa y sostenida sobre el presidente Morales para cambiar el rumbo y permitir el funcionamiento de sistemas judiciales y de investigación independientes para aumentar la transparencia de la iniciativa, componentes clave de una democracia saludable".

Después de una historia oscura, los guatemaltecos merecen un futuro más brillante. Como una de las iniciativas más exitosas en materia de estado de derecho en Guatemala y la región, la CICIG es parte del largo camino hacia ese futuro, añade Cardin.

Concluye, resaltando que "incluso si no le gusta el proceso o el posible resultado de las investigaciones de la CICIG, el presidente Morales no debería usar su oficina para obstaculizar la transparencia y la rendición de cuentas ".

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo