Descubren campamento que entrenaba a niños para convertirlos en asesinos

Los menores, que vivían en condiciones infrahumanas, eran entrenados para llevar a cabo “futuros tiroteos escolares”.

Por Carlos Alfredo Ordoñez

Sin electricidad, rodeados de basura y con escasez de agua y comida. Así fueron hallados el pasado viernes 11 niños en el condado de Taos, Nuevo México, en un campamento rodeado de neumáticos cerca de la pequeña localidad de Amalia, a mitad del desierto.

En el lugar, las autoridades hallaron desperdicios, cauchos, escombros, tablas de maderas con clavos y vidrios. Los menores, de entre 1 y 15 años, estaban vestidos con harapos y presentaban señales de no haber comido en días.

Las autoridades encontraron además armas, incluido un rifle AR-15, cuatro pistolas y mucha munición.

Campamento clandestino en Nuevo México Foto: AFP

Un hombre, identificado como y quien se presume era el padre de uno de los pequeños (Abdul-Ghani Wahhaj, de cuatro años y quien fue encontrado muerto) fue arrestado y acusado de abuso infantil e interferencia de custodia.

El menor fallecido, quien sufría de convulsiones y tenía retrasos cognitivos y de desarrollo, había sido reportado como desaparecido por su madre en diciembre pasado.

"Un padre de crianza temporal de uno de los once niños declaró que el acusado había entrenado al niño en el uso de un rifle de asalto en preparación para futuros tiroteos en escuelas", indicó el recurso introducido el miércoles y citado por la AFP.

Siraj Wahhaj Siraj Wahhaj (izquierda) junto a su abogado. Foto: AP

Citado por La Vanguardia, Jerry Hogrefe, jefe de la Policía del condado de Taos, declaró que los menores “parecían refugiados del tercer mundo”, haciendo referencia a la situación infrahumana en la que se encontraban cuando fueron descubiertos; sin zapatos y desnutridos.

Otros cuatro adultos (un hombre y tres mujeres) fueron detenidos por la Policía durante el operativo, considerados “extremistas de creencia musulmana”. Las mujeres son presumiblemente las madres de los 11 niños que vivían en el campamento. Actualmente se encuentran en prisión sin fianza, a la espera de declarar ante el juez.

Campamento clandestino en Nuevo México Foto: AP

Todos los capturados aparecieron por primera vez ante un juez el miércoles por la tarde. Acompañados de abogados de oficio, se declararon no culpables de 11 delitos de abuso de menores.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo