Día del Gato: Científicos dicen que ver videos de gatitos es bueno para la salud

Mientras miles de personas celebran el Día del Gato alrededor del mundo, un estudio ha revelado un dato para aquellos que no pueden dejar de ver videos sobre felinos.

Por Carlos Alfredo Ordoñez

Los gatos han sido fieles compañeros de aristócratas, políticos y grandes personajes históricos desde hace miles de años. Junto a los perros, son unas de las mascotas más queridas y más populares alrededor del mundo, y es por esa razón que incluso tienen su propia fiesta.

De hecho, el gato es el único animal que tiene dedicadas tres fechas en la agenda mundial a lo largo del año. Una de ellas se celebra el 8 de agosto, gracias al Fondo Internacional para el Bienestar Animal (IFAW) y a otros grupos defensores de los derechos de los animales.

Día del Gato Foto: pixabay.com

También se les reconoce el 29 de octubre, gracias a la experta en estilo de vida de mascotas, Colleen Paige, quien decidió dedicar ese día para promover el bienestar animal.

A esas dos fechas se suma también el 20 de febrero, día establecido por los internautas raíz de la muerte de “Socks”, el gato de la familia del expresidente estadounidense, Bill Clinton, que tuvo que ser sacrificado en 2001 debido al cáncer que padecía.

Y es a partir de esta obsesión por los felinos (y de la irrupción de la era de las redes sociales), que en Internet proliferan decenas de miles de videos relacionados con ellos.

Los gatos, de hecho, son uno de los temas más buscados por los usuarios en YouTube, en especial cuando se trata de clips divertidos.

Pero esta tendencia por ver videos de gatitos, lejos de ser un problema, es, de hecho, algo bueno para la salud. Así lo confirma un estudio realizado por la Universidad de Indiana, que demuestra que este tipo de contenidos estimulan la energía y las emociones positivas en las personas, al mismo tiempo que mantienen alejados los sentimientos negativos.

La profesora Jessica Gall Myrick, líder de la investigación, realizó más de 6 mil 500 entrevistas para analizar cómo estos videos modificaban el estado de ánimo de la gente.

Citada por ABC, la científica concluyó que, tras una pequeña dosis de "distracción felina", un alto porcentaje de los participantes mostraron un mayor nivel de energía, mejor humor, más empatía hacia los demás y una mayor disposición para continuar con su trabajo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo