Dilema de Trump: Economía floreciente requiere inmigrantes

Una de las prioridades de Donald Trump, reducir el desempleo, está complicando otra: la de combatir la inmigración.

Por Ivonne Gordillo

La cantidad de plazas disponibles supera el número de estadounidenses que buscan empleo y las empresas tratan de conseguir gente afuera del país. Los inmigrantes, mientras tanto, siguen llegando.

Todd Callewaert, propietario de hoteles y restaurantes, dice que necesita más de dos docenas de empleados para su instalación de Mackinac Island, en Michigan.

“No puedes conseguir un cocinero en estos momentos. Es imposible, ni siquiera si pagas 20 dólares la hora”, aseguró. “Generalmente tapamos los agujeros con extranjeros con visa, pero ni siquiera esos podemos conseguir este año”.

El Departamento del Trabajo dijo el viernes que la tasa de desempleo es del 3,9%, casi la misma de mayo, que fue la más baja en 18 años, y las empresas abren nuevas plazas a un ritmo más acelerado que el del año pasado.

El presidente Donald Trump sostiene que las compañías tienen que tratar de atraer trabajadores estadounidenses ofreciendo mejores sueldos y otros incentivos, no contratar inmigrantes.

“Reducir la inmigración es esencial para que suban los sueldos y se garantice que los trabajos disponibles van para los estadounidenses, no los extranjeros”, declaró el subsecretario de prensa de la Casa Blanca Hogan Gidley a la Associated Press. “A medida que se reduce la inmigración, más y más estadounidenses se incorporarán a la fuerza laboral, sobre todo los que quedaron de lado por sus flojos antecedentes laborales o por circunstancias de vida difíciles”.

El gobierno ha hecho que resulte más difícil venir a trabajar a Estados Unidos, legal o ilegalmente. Las visas de trabajo son costosas, complicadas y hay una cantidad limitada. La inmigración en gran escala a través de la porosa frontera con México es cosa del pasado.

De todos modos, miles de personas siguen cruzando la frontera ilegalmente todos los meses, muchas en busca de asilo, escapándole a la violencia de sus países. A menudo, no obstante, vienen en busca de trabajo.

 

Fuerza laboral

Muchos economistas dicen que la inmigración es buena para la economía ya que los extranjeros hacen trabajos que complementan los de los nativos. A pesar de los esfuerzos de Trump, muchos comerciantes y empresarios dicen que no hay suficientes estadounidenses para las plazas disponibles.A.J Erskine es el vicepresidente del Cowart Seafoof Group, que tiene una compañía de ostras en Virginia con unos 75 empleados. “La paga mínima es de 12,13 dólares la hora”, expresó. “No sé qué tanto más alto podemos ir sin poder vender las ostras”.

Señaló que la firma tiene más de medio siglo de vida y que, a pesar de los esfuerzos por contratar gente, no hay suficientes trabajadores estadounidenses.

“No hay gente que quiera venir y desbullar ostras a las tres de la mañana. Y no los culpo”, acotó.

Algunos, como Erksine, están dispuestos a pagar los costos de visas temporales, unos 4.000 dólares por empleado para trabajadores que cubren plazas por temporada y que no se ocupan de tareas agrícolas. Pero hay solo 66.000 visas de ese tipo anuales, más 15.000 adicionales este año.

Los economistas dicen que se podría dar más visas en los años de bonanza y menos cuando la economía se desacelera. Esos cambios deben ser aprobados por el Congreso.

Quienes hagan la vista gorda e ignoren el status inmigratorio de una persona, o contraten gente con documentos falsos, se exponen a ser pillados por agentes de inmigración. Personal de ese servicio allanó una empresa de jardinería en Ohio recientemente, arrestando a 114 trabajadores y acusando a la firma de fraude y de contratar ilegalmente extranjeros sin permiso de residencia.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo