Primer ministra del Reino Unido insiste ante Trump en un acuerdo de libre comercio

La visita empezó con mal pie, cuando Trump, a punto de embarcarse hacia Londres, cuestionó precisamente el plan para el Brexit de la primera ministra británica Theresa May por considerar que no es lo suficientemente rupturista con la Unión Europea.

Por AFP

La primera ministra Theresa May pidió este jueves a Donald Trump un acuerdo de libre comercio tras el Brexit, al inicio de una visita de cuatro días del presidente estadounidense al Reino Unido.

La visita empezó con mal pie, cuando Trump, a punto de embarcarse hacia Londres, cuestionó precisamente el plan para el Brexit de la primera ministra británica Theresa May por considerar que no es lo suficientemente rupturista con la Unión Europea.

En el primer acto oficial, una cena con empresarios en la mansión de Blenheim, cerca de Oxford, donde en 1874 nació Winston Churchill, May pronunció un discurso en el que formuló la demanda.

"De Maine a Alaska, más de un millón de estadounidenses trabajan para empresas británicas. Ahora que nos preparamos para dejar la Unión Europea, tenemos una oportunidad sin precedentes para hacer más".

"Es una oportunidad para alcanzar un acuerdo de libre comercio", sentenció la primera ministra.

Trump llegó al aeropuerto londinense de Stansted procedente de Bruselas, donde participó en una cumbre de la OTAN en la que volvió a desairar a su anfitriona, que poco antes había presentado su libro blanco para las futuras relaciones con la Unión Europea, que prevé seguir manteniendo lazos comerciales estrechos.

"No sé si votaron por eso", dijo Trump en una rueda de prensa en Bruselas. "La gente votó para separarse [de la Unión Europea], así que me imagino que eso es lo que harán, pero tal vez tomen un camino diferente", agregó.

Este plan provocó la dimisión de los dos euroescépticos más notorios del gobierno: el ministro de Exteriores, Boris Johnson —amigo de Trump— y el encargado de negociar el Brexit, David Davis.

Londres se aferra a "la relación especial"

La visita estará marcada además por las manifestaciones hostiles.

Aunque se aloja en Winfield House, la residencia del embajador de Estados Unidos cerca de Regent Park, en el centro de Londres, su programa evita la capital británica, donde se concentrarán las protestas.

Así, los encuentros con la primera ministra Theresa May y la reina Isabel II tendrán lugar en la mansión de Chequers y en el castillo de Windsor, respectivamente, ambos fuera de la capital.

Trump y May ofrecerán una rueda de prensa el viernes y el domingo el presidente estadounidense viajará a Helsinki para reunirse el lunes con el presidente ruso, Vladimir Putin.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo