Las teorías en torno al gigantesco "Hombre de Marree" esculpido en Australia

La figura de un hombre que mide 4.2 kilómetros levanta debates sobre la forma en que fue dibujada en el suelo de un desierto australiano.

Por Publinews

El "Hombre de Marree", la figura de un  hombre que mide 4.2 kilómetros de distancia y que está esculpida en una planicie en Australia Meridional, levanta serios debates sobre su origen y forma a 20 años de que fuera descubierto.

La imagen tomó su nombre debido a un pueblo cercano y se cree que representa a un cazador aborigen.

A 20 años de haber sido descubierto por un aviador que sobrevolaba la región, muchos, incluidos los aborígenes locales no confían en la teoría de que el gigante sea obra de sus ancestros.

El grabado es un surco de 35 centímetros de profundidad que se ha vuelto un atractivo turístico que ha hecho despegar el negocio de los vuelos para avistar completamente al "Hombre de Marree".

De acuerdo con el reportaje publicado por BBC Mundo, la población local cree que representa a un hombre aborigen que empuña una woomera (lanza dardos), en su mano izquierda.

Phil Turner, un empresario local, cree que el gigantesco dibujo fue hecho con tecnología GPS por un profesional, o varios.

No obstante, en 1998, esta tecnología estaba en pañales en 1998, cuando fue descubierto el dibujo.

El empresario australiano Dick Smith ha ofrecido una recompensa de 5 mil dólares australianos (unos US$3,700), a quien brinde información sobre los orígenes del dibujo.

"No hubo errores, fue un trabajo profesional", dice Smith, citado por BBC Mundo.

Teorías

El 26 de junio de 1998, el piloto aviador Trevor Wright, fue quien vio por primera vez al Hombre de Marree.

Simultáneamente, varios faxes anónimos fueron enviados a empresas y medios locales para informar sobre el dibujo, similar a los dibujos de Nazca en Perú.

Dado que los faxes estaban escritos con ortografía y referencias estadounidenses, muchos creen que es obra de algún artista de ese país.

Además en el sitio fueron encontrados una placa con la bandera de Estados Unidos y los anillos olímpicos.

Los aborígenes del pueblo arabana se molestaron en ese entonces, ya que lo vieron como una profanación de sus tierras.

No obstante los pobladores locales restauraron la obra con maquinaria en 2016, ya que la erosión lo había empezado a borrar del suelo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo