Castigan a oficinista japonés por irse 3 minutos antes; pide perdón en TV

Mientras las autoridades discuten un proyecto de ley para evitar la enfermedad llamada Karoshi o "muerte por exceso de trabajo".

Por Publinews Internacional

Tres minutos le cambiaron la vida a un empleado de la oficina de obras sanitarias de la ciudad de Kobe, Japón, quien fue multado y reprendido por irse a comer 180 segundos antes.

Pero no fue solamente una vez. El hombre de 64 años de edad mostraba una actitud "reincidente", pues se descubrió que hizo lo mismo 26 ocasiones durante un periodo de siete meses; esto es, prácticamente una vez a la semana.

"La hora del almuerzo es desde el mediodía hasta las 13:00 horas. Él dejó su sitio antes del descanso", respondió un funcionario a medios locales; según reseña el sitio ABC.

 

Agotamiento laboral

Los hechos ocurren mientras en Japón se discute un proyecto de ley para limitar el "tiempo extra" de los empleados a 100 horas por mes; esto, tras un aumento en el número de muertes por exceso de trabajo, una enfermedad conocida como Karoshi.

El agotamiento laboral es un problema muy extendido en Japón, que puede conllevar la muerte (crisis cardiaca, accidente cerebrovascular, suicidio).

El trabajador había violado una ley de servicio público que requiere que los funcionarios se «concentraran en sus trabajos».

El incidente surge después de que los diputados aprobaron una ley que aborda las extensas horas de trabajo de Japón.

El mes pasado un monje japonés emprendió acciones judiciales contra los responsables de su antiguo templo, a los que acusa de hacerlo trabajar tan duro que cayó en una depresión.

El cuadragenario reclama 8,6 millones de yenes en daños y perjuicios (unos 65.000 euros, 76.000 dólares) a sus antiguos jefes en el complejo sagrado del monte Koya, al sur de Osaka (oeste).

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo