Ejecutivo proyecta construir mil viviendas

La Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) todavía no decide declarar camposanto la aldea San Miguel Los Lotes, en Escuintla, a 10 días de la erupción del volcán de Fuego.

Por Esvin Lopez

La ubicación en albergues de transición unifamiliar será la siguiente acción que implemente el gobierno en la próximas tres semanas para los damnificados por el descenso de flujos piroclásticos el 3 de junio.

El presidente, Jimmy Morales, anunció que se construirán mil viviendas en la finca La Industria, ya que según los datos recabados en Los Lotes se destruyeron 186 casas y otras 780 viviendas en comunidades cercanas a la zona cero están en alto riesgo e inhabitables.

Morales agregó que la organización Techo colaboró con los planos para los albergues temporales que consisten en cuatro espacios unifamiliares con condiciones dignas, por lo que se contempla construir 250 módulos, pero que se están preparando los documentos legales para entregar el terreno.

Presupuesto y donación

El mandatario resaltó que varias empresas han ofrecido donar 250 casas, por lo que el gobierno construirá el resto para lo cual se ha proyectado una inversión de Q500 millones, que también incluye la reparación de la infraestructura en el área afectada.

José Benito, ministro de Comunicaciones, comentó que debido a la actividad del coloso se dañaron tres puentes, se reconstruirán cinco kilómetros de carretera, con tres rotondas en la RN14 y se harán tres diques porque la caída del área subió el nivel del río Guacalate.

“Para los primeros trabajos de la emergencia se han identificado Q254 millones, de los cuales Q124 millones son para las entidades como Desarrollo Social y Salud, y Q130 serán para Comunicaciones”, puntualizó Morales.

Vecinos de la aldea El Rodeo, por empezar de cero

Las calles de la aldea El Rodeo, Escuintla, se mantienen desoladas; sin embargo, cuando empieza a calentar el sol los propietarios se acercan de nuevo a sus viviendas, algunos para cuidar a sus mascotas y otros porque han decidido desalojar y han llegado a recoger las pertenencias que les han quedado. Ellos evacuaron el domingo 3 de junio debido a la erupción del volcán de Fuego.

Vecinos de El Rodeo Foto: Alejandro García

Un picop cargado de camas y algunos electrodomésticos es parte del paisaje en la carretera principal de la aldea. Jesús Martín Pereira, acompañado por sus dos hijos, lleva a cabo el desalojo. “Es mejor usted, porque la vida de uno vale más, lo material ahí vamos viendo cómo se hace”, comenta el vecino, que trabaja como guardián.

Don Jesús alquiló un cuarto en Escuintla y ahí llevó todas sus cosas. Con su familia están albergados en el Centro Universitario del Sur (Cunsur), desde el domingo, cuando el coloso tuvo la más fuerte erupción desde 1974; sin embargo, aún desconocen qué medidas tomarán debido a que están conscientes de que las clases pronto se reanudarán.

Freyser de la Roca ha llegado a su casa y abre la puerta de lámina, la cual intentó asegurarla con un lazo. “Estamos en un albergue, pero durante el día venimos para cuidar nuestras cosas”, expresa.

Este panorama se repite en cada familia que reside en El Rodeo, en donde al menos 4 mil personas residen desde 1937, fecha cuando se fundó la aldea. |álvaro alay

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo