Misioneros de la Caridad de la Madre Teresa de Calcuta visitan zona cero y acompañan a víctimas

A ocho días de la erupción del volcán de Fuego, vecinos y familiares continúan buscando a víctimas por sus propios medios.

Por Álvaro Alay

El padre panameño Eliezer Rodríguez y miembros de los Misioneros de la Caridad de la Madre Teresa de Calcuta, llegaron este lunes a la zona más devastada por la erupción del volcán de Fuego el pasado domingo 3 de junio.

Según indicó el sacerdote, en el nombre de la iglesia católica y del obispo Víctor Hugo, se trasladaron al lugar para bendecir la tierra y a quienes trabajan en el rescate de las víctimas.

"Pedimos por el descanso eterno de las víctimas y la consolación para las familias", expresó.

También fueron entregados y bendecidos varios rosarios para que quienes los porten se sientan en la presencia de Dios, indicó el padre.

Apoyo a damnificados

La iglesia Nuestra señora de Guadalupe, en Escuintla, se convirtió desde el pasado domingo en el refugio donde se hacinan unos 430 sobrevivientes. Entre ellos, Amado Hernández y su hijo, quien llora por haberlo perdido todo, y a la vez que agradece la solidaridad que le permite tener qué comer y con qué vestirse.

"Lo perdimos todo", resume Hernández, pero da "gracias a dios y al buen corazón de las personas" que a través de donaciones mantienen la esperanza de los 3.858 afectados que no pueden volver a sus casas -bien porque corren peligro, bien porque ya no existen- y permanecen en uno de los 17 albergues habilitados.

Los Hernández comparten con el resto de albergados una decena de baños y ocho duchas, construidas con tela plástica en un lateral de la iglesia. En un lavadero manual, se turnan para limpiar la ropa que han recibido, pues todos dejaron sus pertenencias atrás para poder salvar sus vidas.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo