En medio de la resignación por la pérdida humana, damnificados buscan valores y recuerdos entre los escombros

Varias personas ingresaron a la lugar de desastre para seguir buscando a sus seres queridos, también pudieron rescatar algunos objetos entre tanta desolación.

Por Juan Carlos Ramírez

En el día en que las autoridades suspendieron momentáneamente las búsquedas en la zona cero, debido a que las condiciones no lo permiten, varios familiares de víctimas de la erupción del volcán de Fuego se adentraron al lugar en busca de los cuerpos de sus seres queridos y de alguna que otra pertenencia rescatable.

Con el suelo lleno de residuos producto del volcán, humeante e intensamente caliente, así ingresaron varias personas con la esperanza de encontrar al menos "pedazos" de sus familiares, tal como expresaron algunas personas.

Algunos animales fueron hallados con vida y pocos artículos estaban en condiciones como para utilizarse nuevamente.

Testimonios

Así como para toda la comunidad, para Bryan el domingo empezó como un día normal en el que se desplazaron para realizar sus actividades cotidianas.

Bryan Rivera, de 22 años, salió de su casa y fue al centro de El Rodeo, ya que tenía un partido de futbol. Eso fue lo que le salvó la vida; sin embargo, deberá enfrentarla solo. Sus dos padres, hermanas, tía y primos quedaron soterrados tras la erupción del volcán de Fuego.

El joven espera poder continuar la búsqueda y encontrar a sus padres y hermanas. Y, aunque encontró el lugar de su vivienda, lo único que logró recuperar fue la guitarra de su pequeña hermana de 12 años.

"Como ya pararon la búsqueda (temporalmente) decidimos venir a buscar, solo que las fuerzas ya no dan", dijo a la AFP William Chávez, en la comunidad devastada el domingo por una avalancha de piedras y lodo que bajó del volcán.

El hombre, visiblemente agotado, perdió a un hermano, su cuñada y un sobrino de 4 años en la tragedia, a los que ha buscado por hospitales, albergues y la morgue.

"Ya no los vamos a recuperar completos (los cuerpos), ahora aunque sea en pedazos que los encontremos", comenta resignado a la AFP Luis Vásquez, al aceptar el ingreso de maquinaria pesada para demoler la vivienda y buscar los restos de siete familiares que perdió en la erupción.

Tiene dudas de poder encontrar en el interior de la casa los restos de tres adultos y cuatro niños porque las altas temperaturas pudieron haber calcinado los cuerpos.

Vásquez reconoce que se conformaría con encontrar algunos "pedazos" de sus familiares para poder darles un entierro digno en el cementerio de Escuintla.

La erupción del domingo provocó una avalancha de flujos piroclásticos que desbordaron una ladera natural del volcán, dejando un centenar de muertos, casi 200 desparecidos y unos 12.000 evacuados.

"El sol está que quema, la arena está que quema. Cuesta demasiado" buscar, agrega Chávez, quien ingresó a la zona pese a la restricción anunciada por la policía.

Cerca de allí, Alex Fuentes, de 42 años, ayuda a su amigo Renato a buscar a su esposa y tres hijos desaparecidos. Señala que tenían "la esperanza" de que los cuatro se hubiesen refugiado en un ropero de madera que quedó semienterrado.

Renato, quien se cubre del ardiente sol con una gorra roja, solo encontró el documento de identificación de su esposa María.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo