Netanyahu prosigue su ofensiva diplomática contra Irán en París

El jefe del gobierno israelí mostró claramente el objetivo de su visita al continente el lunes en Berlín, alertando a la canciller alemana, Angela Merkel, contra una nueva llegada de refugiados sirios.

Por AFP

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, prosigue este martes en París su ofensiva para intentar crear un frente común contra Irán, en la segunda etapa de una gira de tres días en Europa.

El jefe del gobierno israelí mostró claramente el objetivo de su visita al continente el lunes en Berlín, alertando a la canciller alemana, Angela Merkel, contra una nueva llegada de refugiados sirios si no se hace nada por contener la creciente influencia de Teherán en Oriente Próximo.

Después de Merkel, el presidente francés, Emmanuel Macron, volverá a insistir en la necesidad de salvar el acuerdo sobre el programa nuclear iraní que, según los países europeos y a pesar de sus defectos, es la única forma de evitar una proliferación nuclear en la región.

En el acuerdo firmado en 2015 y del que Estados Unidos se retiró el 8 de mayo, Irán renunció a toda ambición nuclear militar a cambio de un levantamiento de las sanciones internacionales que paralizan su economía.

Netanyahu afirma que el acuerdo no impedirá que Irán obtenga la bomba atómica y que el levantamiento de las sanciones ayuda al país a financiar su expansión regional en Siria, Líbano e Irak, en detrimento de la seguridad de Israel. Una postura compartida por el presidente estadounidense, Donald Trump.

Macron y Netanyahu, que se reúnen por tercera vez en París desde julio de 2017, comprobarán probablemente una vez más sus divergencias sobre la manera de devolver la estabilidad a Oriente Próximo.

Enfoques distintos

"Comparten el diagnóstico sobre el hecho de que la presencia militar de Irán o de grupos proiraníes en Siria representa una amenaza duradera", afirma la presidencia francesa.

Pero el Gobierno francés pide ampliar el acuerdo con Teherán para abordar también el programa balístico iraní y su política de influencia regional, mientras que Israel pretende obligar a la República Islámica a volver a negociar el pacto nuclear.

"El objetivo de Benjamin Netanyahu es salir del aislamiento con Washington" y "obligar como mínimo a los europeos a reforzar el acuerdo existente", reintroduciendo si es necesario sanciones contra Irán, opina Laurent Khalfa, investigador asociado del Instituto Prospectiva y Seguridad en Europa (IPSE) en París.

Israel cuenta con dos bazas para lograr su objetivo: la amenaza de sanciones estadounidenses contra las empresas europeas, que aún no han entrado en vigor, y el eje formado por Estados Unidos, Israel y Arabia Saudita, añade Khalfa.

Ante la cuestión iraní, el conflicto israelo-palestino queda en un segundo plano, aunque el presidente palestino, Mahmud Abas, viajará próximamente a París.

El conflicto israelo-palestino

En diciembre de 2017, Macron exhortó a Netanyahu a tener algún "gesto" con los palestinos, pero el proceso de paz parece estar más estancado que nunca, sobre todo desde que Estados Unidos reconoció Jerusalén como capital de Israel.

La situación empeoró después de que al menos 61 palestinos murieran por disparos israelíes en Gaza, durante manifestaciones celebradas el 14 de mayo en la frontera con Israel.

A raíz de esas muertes, Macron condenó "la violencia de las fuerzas armadas israelíes" aunque recordó "su compromiso con la seguridad de Israel", una posición que las autoridades israelíes consideran demasiado simplista.

Las asociaciones propalestinas llamaron a manifestarse contra Netanyahu, al que acusan de "crímenes de guerra", en todas las grandes ciudades de Francia a última hora de la tarde de este martes.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo