Bebé de guatemalteca asesinada en Nueva York continúa desaparecido

Novio de guatemalteca confesó haberla enterrado pero niega haberla matado y no habla sobre el bebé desaparecido. Las autoridades desactivaron la alerta del menor sin dar mayor explicación.

Por Manuel Ordóñez Ramírez

Las autoridades del condado de Wayne, en el estado de Nueva York, aún no encuentran rastros del bebé Owen Hidalgo Calderón, hijo de Selena Hidalgo Calderón, una mujer guatemalteca de 18 años asesinada a mediados de mayo.

Aunque el 25 de mayo las autoridades emitieron una Alerta Amber por la desaparición de Owen, ayer la desactivaron sin dar mayor explicación, pero aseguran que prosigue la investigación sobre el paradero del cuerpo del pequeño.

Los investigadores hallaron el cadáver de la madre el 23 de mayo, envuelto en bolsas plásticas en el pueblo de Sodus, en el condado de Wayne, donde vivía.

Hidalgo Calderón y su novio Everardo Gutiérrez Reyes, de 25 años, vivían juntos desde 2017, en la granja donde trabajaban.

Ella y su hijo fueron vistos por última vez el 16 de mayo.

Confesión

Funcionarios de la oficina del sheriff dijeron que Gutiérrez Reyes admitió haber sepultado el cadáver de Hidalgo Calderón, pero no haberla matado.

En su confesión no menciona al pequeño Owen.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza informó que Gutiérrez Reyes, de nacionalidad mexicana, fue deportado en 2016 y 2017 y luego declarado culpable de cargos por ingresar ilegalmente a Estados Unidos.

Quería asilo

Selana Hidalgo hablaba poco inglés. Las autoridades indican que había llegado a Estados Unidos en noviembre de 2016 y estaba en medio de un proceso para ser deportada, aunque su familia había iniciado los trámites para obtener asilo.

Vivía en el área de Sodus desde hace unos tres meses con Gutiérrez Reyes a quien conoció cuando trabajaba en otra área de la granja.

Ambos vivían juntos desde noviembre de 2017.

*Con información de AP.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo