¿Qué hacen con los cadáveres que no son reclamados?

En Guatemala los fallecidos no identificados pueden estar hasta ocho semanas en la morgue del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif).

Por Álvaro Alay

El 13 de mayo último fue localizado sin vida el cuerpo desnudo de una menor en la orilla del río Tubac, cerca del bulevar principal de la colonia El Búcaro, en la zona 12 de Villa Nueva. Hasta la fecha el cuerpo continúa en el cuarto frío, a -4 grados centígrados, esperando a que algún familiar la identifique.

Jorge Granados, jefe del Departamento Técnico Científico del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif), explica que los forenses establecen la forma de la muerte así como la identificación de las víctimas, lo cual apoya a las investigaciones del Ministerio Público.

Sin embargo, reconoce que identificar un cuerpo de un menor de edad es complicado, debido a que no se cuenta con un registro de huellas dactilares.

El último lugar

“Necesitamos una ubicación visual y aún así se necesitan exámenes de ADN”. Jorge Granados, jefe del Departamento Técnico Científico del Inacif

En la legislación no se estipula un periodo para que las autoridades retengan un cuerpo en el cuarto frío, pero se le da prioridad cuando los casos son de menores de edad y pueden estar hasta dos meses. “Las morgues son el último lugar en donde los padres vienen a buscar a sus hijos”, asegura el jefe del Departamento Técnico Científico.

Posterior a ello, los cuerpos son identificados con una placa metálica y son inhumados en el área boscosa y desolada del cementerio La Verbena, en la zona 7, en donde hay alrededor de cuatro mil personas sin identificar, las cuales después 14 años son exhumadas y enviadas a una fosa común.

En los registros del Inacif quedan fotografías forenses y un expediente en donde los familiares pueden obtener información de algún fallecido y al identificarlo podrían exhumarlo para las pruebas correspondientes y darle sepultura.

La propuesta

“Le hemos dado seguimiento a este fenómeno, pero se tiene cierto nivel de negligencia en el Inacif, porque en algunas ocasiones la víctima puede ser identificada, pero no se hace el esfuerzo de avisarle a la familia, solo los mantienen en las gavetas frías y luego los entierran como XX", dijo Mario Polanco, director del Grupo de Apoyo Mutuo (GAM).

A su criterio, cuando las familias se identifican al cadáver después de varios días, semanas o meses, comienza una especie de suplicio porque se ven obligados a esperar años para poder exhumar a sus familiares.

Polanco estima que se puede impulsar un programa de ayuda social para difundir las características de un cuerpo para que los familiares pueden ubicarlos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo