Demandan a universidad de California tras denuncias de abusos contra ginecólogo

En un primer recurso, cuatro mujeres no identificadas aseguraron que George Tyndall, despedido en 2017, las obligó a desvestirse y las "manoseó bajo un pretexto médico para su 'gratificación sexual'".

Por AFP

Cinco mujeres demandaron este lunes a la Universidad del Sur de California (USC) por no protegerlas del ginecólogo de esa institución, acusado de abuso sexual.

En un primer recurso, cuatro mujeres no identificadas aseguraron que George Tyndall, despedido en 2017, las obligó a desvestirse y las "manoseó bajo un pretexto médico para su 'gratificación sexual"".

Tyndall, hoy de 71 años, trabajó por años como el único ginecólogo del centro de salud de esta universidad, que, según la demanda, "ocultó activamente innumerables quejas de abuso sexual hechas por sus estudiantes" para "proteger su reputación y su finanzas".

Enfermeras y otros colegas también lo denunciaron.

"Justo antes de manosear mis senos, se frotó lascivamente las manos en frente de la demandante y dijo 'las quiero tener calientes para ti"", señaló la demanda, a la que tuvo acceso la AFP.

La demanda alega que la USC no actuó contra Tyndall a pesar de recibir quejas desde 2000. Solo lanzó una investigación en 2016 luego de que una enfermera, cansada de la inacción de la universidad, lo reportó al centro sobre violaciones del campus.

"Estamos conscientes de las demandas, estamos enfocados en garantizar la seguridad y bienestar de nuestros estudiantes y en apoyar a los afectados", señaló la universidad en un comunicado.

El médico fue puesto en licencia mientras duró la pesquisa interna –que incluyó quejas documentadas desde 2000, que destacan constantes comentarios sexuales y racistas en su consulta, y el hallazgo de una caja con fotografías de genitales de sus pacientes– y llegó a un acuerdo en 2017 para renunciar.

No fue reportado entonces al colegio médico.

"La USC mantuvo las quejas en secreto para evitar una mala publicidad a pesar de tener conocimiento de la mala conducta", señaló el documento.

En una carta a la comunidad universitaria, el decano Michael Quick se disculpó por la conducta de Tyndall. "Esto nunca debió pasar, menos que a nadie a nuestros estudiantes. Estoy horrorizado y asqueado".

"Es verdad que nuestro sistema falló pero es importante que se sepa que esta denuncia de encubrimiento es totalmente falsa", indicó. "Nunca pondríamos a sabiendas en peligro a nuestros estudiantes".

"¡Hagan responsable a este abusador!"

El abogado demandante, John Manly, indicó que 200 egresadas contactaron una línea telefónica dispuesta por la universidad para recolectar información sobre Tyndall.

Una segunda demanda fue también introducida el lunes por otra estudiante, identificada como J.C. y que afirma que el médico puso su dedo dentro de la vagina haciendo comentarios sobre su "tonicidad genital".

Su abogada, Louanne Masry, dijo a la AFP que espera más demandas contra el ginecólogo en los próximos días.

"Solo puedo imaginar que saldrán otras miles de mujeres".

Tyndall dijo al diario Los Angeles Times, primero en revelar la historia, que sus exámenes ginecológicos estaban totalmente justificados.

El Times destacó que el médico –también acusado de hacer comentarios racistas durante las consultas– se centraba principalmente en estudiantes chinas, que son muy numerosas en la USC.

"Escogía jóvenes que no tenían mucha experiencia con este tipo de exámenes o mujeres no estadounidenses que, por razones culturales, no se sentían cómodas revelando este tipo de conducta y no estaban familiarizadas con la forma en la que se hacen exámenes médicos en Estados Unidos", señaló Masry.

La policía de Los Ángeles indicó que no hay investigación abierta contra el galeno.

Viva Symanski, una de las estudiantes afectadas, convocó el lunes a participar en una manifestación el 10 de junio. "¡No más encubrimiento! ¡Hagan responsable a este abusador!".

Este caso evoca el de Larry Nassar, exmédico de la Universidad de Michigan (MSU), que fue hallado culpable de agredir sexualmente a más de 300 jóvenes deportistas, incluidas campeonas olímpicas de gimnasia.

Para Masry, este caso podría ser incluso "mayor dada la cantidad de estudiantes que vio en ese centro de salud".

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo