La peculiar historia del hombres que le debe su vida a las cucarachas

El anciano tiene una forma muy distinta de sobrevivir por medio de estos insectos.

Por Reina Damián

Tiene 60 años y literalmente le debe su vida a las cucarachas, que sale a buscar por las noches. Conoce su historia.

Se llama Ho Quang Khanh, tiene 60 años y es originario de Vietnam. Desde hace más de dos décadas se gana la vida cazando cucarachas, ¿pero para qué las atrapa?.

El anciano sale todas las noches a las 22:00 horas de su casa en las afueras de Ho Chi Minh (antigua Saigón), para comenzar su jornada laboral, que termina en dos o tres horas, y que trata de cazar a estos insectos para luego venderlos como cebo para pescadores.

Foto: EFE Foto: EFE

Sus herramientas de trabajo consisten en un bote de plástico y dos palos similares a cañas de pescar, en cuyos extremos tiene trapos enrollados, embarrados de caramelo líquido, para atraer la atención de sus víctimas.

Se asoma a las alcantarillas e introduce sus palos hasta tocar el fondo. “Ahora solo tenemos que esperar”, dice. Minutos después, saca los palos en los que caminan las cucarachas que luego mete en su bote, tomándolas con sus propias manos.

“Me pagan 50 mil dong (1.80 euros) por 100 piezas y en una noche, desde las 10 hasta la 1 o 2 de la madrugada puedo capturar unas 700”, cuenta con orgullo.

Foto: EFE Foto: EFE

Khanh vende las cucarachas a pescadores aficionados o a restaurantes tradicionales construidos sobre palafitos en estanques en donde los comensales capturan sus propios peces.

“Si tuviera más dinero quizá montaría un negocio, vendería algo más normal, pero este trabajo es sencillo y obtengo lo suficiente para vivir”, explica el anciano, quien se vio forzado a dejar su trabajo como fabricante artesanal de anzuelos de pesca.

“Se empezaron a vender anzuelos importados que eran mucho más baratos que los artesanales y tenía que pensar algo. Conocí a dos pescadores que cazaban cucarachas para usarlas como cebo y se me ocurrió que podía ser una buena forma de ganar dinero”, agrega.

Khanh dice que también caza cucarachas de tierra, pero por estas le pagan la mitad, pues son más pequeñas, además, cuenta que cuando recibe pedidos importantes, acude cerca de los mercados donde estos insectos son más fáciles de encontrar y de mayor tamaño.

“A veces también me compran los dueños de pájaros enjaulados o los que tienen peceras en casa. Hace una semana gané 500 mil dong (18 euros) en un día porque un hombre que vive fuera de la ciudad me hizo un encargo para alimentar a sus peces”, cuenta al mismo tiempo que sonríe.

*Con información de EFE

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo