Le falta gran parte de cerebro pero puede caminar, hablar y bailar, un caso único

Gabriela Gutiérrez es originaria de Cali, Colombia, su historia ha impactado y ha trascendido las fronteras.

Por Reina Damián

Cuando la pequeña tenía tres años, un estudio reveló que no tenía gran parte frontal del cerebro, ahora, a sus nueve años, ella conserva movimientos y otras funciones importantes, un caso que asombra.

Una publicación hecha por la “BBC Mundo” dejó sorprendido al mundo de la ciencia, al contar la historia de Gabriela Gutiérrez, una pequeña originaria de Cali, Colombia, que, según tomografías, no posee un tercio de su cerebro.

“El área que correspondía al lóbulo frontal del cerebro estaba llena de líquido cerebroespinal”, declara el neurólogo Máximo Zimerman, quien confiesa que cuando vio los exámenes, pensó que se trataba de una niña que vivía postrada en una cama, sin comunicarse y sin emociones.

Foto: BBC Mundo Foto: BBC Mundo

A Gabriela le falta casi todo el lóbulo frontal del cerebro, o más de un tercio de materia gris, lo cual significa que no tiene toda el área, que según los especialistas, controla la capacidad de abstracción y que ayuda con el lenguaje, el movimiento, la toma de decisiones, la conciencia, la memoria, la solución de problemas y las relaciones sociales.

“Nunca he visto un caso como este, que yo sepa, es bastante único”, le dijo a la “BBC Mundo”, el neurólogo Marsel Mesulam, autor del libro “Neurología Conductual y Cognitiva”, quien además es expresidente del consejo de la Organización para el Mapeo del Cerebro Humano de Estados Unidos.

Foto: BBC Mundo Foto: BBC Mundo

Según la madre de Gabriela, comentó a caminar a los 2 años y a hablar a los 3, luego fue llevada a una guardería, pero comenzó a comportarse impulsiva y agresiva, por lo que decidió llevarla al médico.

Los médicos creer que entre las 15 y 30 semanas de embarazo, se formó un quiste de agua que ocupó el espacio correspondiente al lóbulo frontal, aunque ignoran la causa.

De acuerdo al análisis publicado en “NeuroImage: Clinical”, la malformación afectó la capacidad de abstracción, atención y control cognitivo de Gabriela. Pero las deficiencias más notorias son su impulsividad o falta de control de emociones, agresividad contra otros y contra ella misma, y algunas alucinaciones.

Foto: BBC Mundo Foto: BBC Mundo

Zimerman asegura que la niña es “funcional” y que “comprende, puede expresarse, decir lo que quiere, y sus actos tienen finalidad, realiza actos que entrañan cierto procesamiento cognitivo”.

Acerca de su futuro, los neurólogos no dan una opinión en conjunto, Mesulam duda de que Gabriela pueda estar al nivel de desarrollo de otros niños de su edad, mientras que Zimerman, no se atrevió a contestar si podrá ser independiente o no, más adelante. Solo sabe que ahora “es una niña muy dulce”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo