Niño Dios de Amatitlán, el origen de su veneración

El 3 de mayo de cada año llegan cientos de peregrinos al templo de la parroquia San Juan Bautista para rendirle devoción y expresarle agradecimiento.

Por Juan Carlos Ramírez

La imagen del Niño Dios de Amatitlán o Niño Dios de Belén, considerado el patrón del municipio, fue consagrada el año pasado por el entonces arzobispo metropolitano Óscar Julio Vian Morales. La tradición oral y escrita relata varios orígenes de la imagen, desde que los poqomames la encontraron y le tomaron mucho afecto hasta que el santo hermano Pedro de San José de Betancurt inició la devoción al Niño Dios en 1625.

“El Niño Dios de Amatitlán tiene en su mano derecha la expresión más viva de la encarnación de Dios, que es bendecir nuestra vida, obra y familia”, afirma Gustavo Montenegro, cura de la Parroquia San Juan Bautista

¿De dónde salió la imagen del Zarquito?

Aunque en 2018 se cumplen 139 años de darle la bienvenida a los niños encomenderos, la visita que hacen al Niño Dios de Amatitlán se remonta a más de 200 años, según el cronista de dicha ciudad, Óscar Fajardo Gil.

Las imágenes de los niños llegaban de diferentes lugares como Calderas, Belén, San José Pinula y El Zarzal. “Cuenta la tradición que entre 1950 y 1960 los encargados del Niño de Villa Nueva se pasaron de copas y olvidaron la imagen”, relata el cronista. “Allá por 1964 comenzó a ser procesionada el 3 de mayo para resguardar al Niño Dios de Amatitlán, que había sido robado, y luego recuperado en la zona 5 de la capital”, explica el cronista.

¿Cuál es el origen de la imagen del Niño Dios de Amatitlán?

Se remonta hasta el siglo XVII, es decir, tiene más de 300 años. Era venerada en Pampichí, que en náhuatl significa “lugar rodeado de flores”. El lugar tiene relación con la adoración a dioses precolombinos ya que en esa parte del lago fueron dejadas ofrendas lacustres por poqomames y pipiles. Se encuentra entre los kilómetros 32 y 34 de la circunvalación al lago, en la finca Belén, explica Óscar Fajardo Gil, cronista de la ciudad de Amatitlán.

“La devoción creció tanto que en 1789 el arzobispo Cayetano Francos y Monroy ordenó que la imagen fuera trasladada al templo de los dominicos, en el pueblo de Amatitlán. La romería se mantuvo y hoy es una de las fiestas más importantes del centro del país”, añade Fajardo.

¿Por qué se le confunde con el Santo Niño de Atocha?

“Al inicio del siglo XX una persona bienintencionada, al ver que no había suficientes estampitas del Niño Dios de Amatitlán, consiguió y repartió algunas de la imagen de Atocha, venerada en Madrid, España”, explica Fajardo. Ese es el origen de la confusión, pero las imágenes tienen marcadas diferencias.

Niño Dios de Amatitlán Foto: Publinews

Las actividades del 3 de mayo por Niño Dios de Amatitlán

  • 8 horas: Se realiza la santa eucaristía a favor de los vecinos de Amatitlán y para pedir la bendición del Niño Dios.
  • 10 horas: Inicia el recorrido de la procesión de la imagen del Niño Dios y de los Niños Visitantes sobre la 2a. avenida hacia la playa pública del lago. Habrá un concurso de alfombras.
  • 12 horas: Comienza la procesión acuática con el Niño Dios hacia la silla de piedra.
  • 18 horas: Está previsto el retorno de la imagen. En la playa pública será recibida con quema de pirotecnia y música de marimba.
  • 21 horas: Será el ingreso del Niño Dios a la Parroquia San Juan Bautista, seguido de la quema de fuegos artificiales.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo