Abstencionismo, el peor enemigo de las consultas populares en Guatemala

Más de 7 millones de electores deberán vencer la apatía para responder sí o no a la consulta.

Por Ivonne Gordillo

Los guatemaltecos acuden este domingo a las urnas para decidir en una consulta popular si van a la Corte Internacional de La Haya para finiquitar un diferendo territorial de más de dos siglos con Belice, una excolonia británica.

Más de 7 millones de electores deberán vencer la apatía para responder una sola pregunta: si están o no de acuerdo en que jueces internacionales resuelvan el diferendo y "definan las fronteras y territorios de ambos países", dijo la presidenta del Tribunal Supremo Electoral (TSE), María Eugenia Mijangos.

Los electores deberán responder Sí o No a la consulta, para la cual se instalarán 19 mil 578 juntas receptoras de votos en 2 mil 782 centros de votación distribuidos en los 340 municipios que componen a este país centroamericano.

Mijangos comentó que el gran rival a vencer durante el comicio es el abstencionismo, pues en dos referendos anteriores sobre otros asuntos la participación no superó el 18%.

Aunque no existe un sondeo de una firma calificada, algunos analistas estiman que la participación podría ser del 10%.

El presidente Jimmy Morales lanzó una campaña para convocar a la población masivamente a las urnas, pero con escaso ánimo ante la abrupta caída de su popularidad.

Conflicto territorial

Guatemala reclama a Belice unos 11.030 km² de territorio, así como de centenares de islas e islotes.

La disputa se remonta a 1783, cuando España -que entonces colonizaba lo que hoy es Guatemala- dio esos territorios en concesión a Inglaterra para que explotara madera.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo