Madre del niño hallado muerto en España revela un detalle sobre la presunta asesina

Patricia Ramírez, madre del fallecido Gabriel Cruz, cuya desaparición conmovió a toda España la semana pasada, admitió que siempre sospechó de Ana Julia Quezada, señalada de cometer el crimen que acabó con la vida de su hijo.

Por Carlos Alfredo Ordoñez

"Que nadie hable más de Ana Julia (Quezada). Que no aparezca en ningún sitio y que nadie retuitee cosas de rabia, porque ese no era mi hijo y esa no soy yo. Que pague lo que tenga que pagar, pero que lo que quede de este caso sea la fe y las buenas acciones que han salido por todos lados y han sacado lo más bonito de la gente. No puede quedar todo en la cara de esta mujer y en palabras de rabia", dijo Patricia Ramírez en relación a la sospechosa por la muerte de su hijo, Gabriel Cruz.

En entrevista con Onda Cero, la madre del fallecido menor agradeció las muestras de solidaridad que recibió a lo largo de los 12 días que duró la búsqueda, en un caso que conmovió a toda España y que trascendió las fronteras del país.

Sin embargo, Patricia apuntó que, aunque la historia "no haya tenido un final feliz", quiere respetar la memoria de su hijo no dándole protagonismo a la mujer que aparentemente le habría quitado la vida.

"No quiero que todo termine con la rabia que esta mujer ha sembrado. Me gustaría que terminara en ese mar de gente que se ha movido: todos por Gabriel (…) aunque no haya habido final feliz; el 'Pescaíto' se nos va nadando hacia el cielo", comentó.

"Yo temía que fuera así"

Tras una búsqueda que se extendió durante casi dos semanas, el cuerpo del pequeño Gabriel fue hallado en el maletero del automóvil de Quezada, pareja sentimental de Ángel Cruz, padre del menor.

Gabriel estaba en casa de su abuela, en la localidad de Las Hortichuelas, cuando salió para ir a jugar a casa de un amigo, no lejos de allí. No fue visto desde entonces.

Tras su desaparición, la policía y voluntarios rastrillaron los alrededores, a pie y a caballo, con helicópteros y drones, tratando de localizarlo, pero fue hasta el domingo cuando se confirmó el macabro descubrimiento.

En declaraciones para la cadena Cope, la madre de Gabriel echó luces sobre el caso y reveló un inquietante detalle sobre Quezada: siempre sospechó que estaba detrás de la desaparición de su hijo.

"Yo temía que fuera así. No se podía decir nada, porque era parte de la investigación (…) Tenía la esperanza de ablandarla y de que se viniera abajo; de que en algún momento lo soltara (la confesión). Por eso, apelábamos a su conciencia en nuestras comparecencias".

Patricia también explicó que su exmarido "está destrozado" tras conocer que su actual pareja es la principal sospechosa.

"Él (Ángel Cruz) es una persona maravillosa, que nadie dude de él. Yo voy a estar a su lado, porque tenemos que superar esto los dos juntos. Está destrozado, pero es muy difícil hacer la digestión de la pérdida de un hijo sabiendo que lo ha matado la persona a la que quieres", dijo.

Los investigadores de la Guardia Civil están pendientes de conocer la autopsia de Gabriel, pero permanece la gran incógnita: el por qué.

La detenida, de origen dominicano, había acompañado al padre durante la búsqueda del niño y se había mostrado conmovida ante los medios de comunicación, incluso derramando lágrimas.

El único rastro que se había hallado del menor fue la camiseta que supuestamente llevaba el día que desapareció. Quezada la entregó a las autoridades diciendo que la había encontrado en una de las batidas del monte. La prenda, sin embargo, más que despistar a los investigadores, colocó de lleno los focos sobre ella.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo