Kuczynski pide al Congreso desestimar destitución para no dañar a Perú

El presidente peruano culminó este jueves sus descargos por el escándalo de la empresa brasileña Odebrecht, pidiendo no ser destituido para evitar dañar al país.

Por AFP

"El daño no me lo harán a mí, se lo harán al Perú", dijo el presidente Pedro Pablo Kuczynski al cerrar su defensa, luego de una larga exposición de su abogado, Alberto Morea.

"Está en sus manos salvar la democracia o hundirla mucho tiempo", afirmó Kucsynski, agregando que es "un hombre honesto", que jamás he recibido "un soborno, una coima o una prebenda".

"Ni mi empresa ni yo hemos contratado con el Estado peruano. Jamás incurrí en conflicto de intereses".

Tras dos horas y veinte minutos de exposición del presidente y de su abogado, ambos se retiraron del Congreso y los 109 legisladores presentes (de un total de 130) iniciaron el debate previo a la votación sobre la vacancia presidencial.

Pedro Pablo Kuczynski ante el Congreso Pedro Pablo Kuczynski (derecha) ante el Congreso peruano. Foto: AP

El primero en tomar a palabra en el debate parlamentario fue el izquierdista Wilbert Rozas, quien afirmó que tanto el presidente como su abogado "no han aclarado nada" y pidió "limpiar el país" de corruptos.

"Hemos dicho que los corruptos tiene que caer todos", agregó Rozas, del Frente Amplio, partido que encabezó la propuesta de declarar la vacancia.

Al iniciar su exposición, Kuczynski había dicho que comparecía ante el Congreso para "enfrentar de pie, y dar la cara al país, una acusación falsa".

"Vengo a demostrar mi inocencia, porque al parecer a eso es lo que se me obliga. No gozo de la presunción de inocencia. Muchos de aquí han presentado su posición sin escucharme".

Afirmó también que "lo que aquí está en juego no es la vacancia de un presidente, sino la democracia que tanto le costó al Perú recuperar".

"No soy corrupto y no he mentido, jamás he favorecido a ninguna empresa, siempre he actuado de acuerdo a ley y a la ética profesional".

Congreso de Perú Foto: AP

También afirmó que, mientras era ministro la empresa de su propiedad que prestó asesorías a Odebrecht, era gestionada por su exsocio, el chileno Gerardo Sepúlveda.

El debate parlamentario tomaría varias horas antes de que los legisladores voten por destituir o no a Kuczynski. La moción para destituirlo contaría, sin embargo, con los votos suficientes.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo