Honduras: De la incertidumbre a la furia ciudadana

La presión en las calles comenzó a subir ante la larga espera por conocer los resultados.

El presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, se perfilaba este jueves como ganador de los comicios del domingo con una pequeña ventaja sobre su principal rival, Salvador Nasralla, quien denunció “fraude” y dijo que desconocerá el resultado.

El lento conteo del Tribunal Supremo Electoral (TSE) beneficiaba al presidente Juan Orlando Hernández, del Partido Nacional (PN, derecha), con 42,77% frente al 41,54% de Nasralla, con el 91,37% de las actas escrutadas.

La presión en las calles comenzó a subir ante la larga espera por conocer los resultados. La policía usó gases lacrimógenos la madrugada del jueves para reprimir una protesta de seguidores de Nasralla frente al local donde el TSE recuenta los votos.

El presidente del TSE, David Matamoros, denunció que manifestantes intentaron romper el portón de acceso a los salones donde se revisan las actas y fueron reprimidos por militares.

Hacia el mediodía, los simpatizantes de la Alianza de Oposición Contra la Dictadura, que postula a Nasralla, volvieron a ser dispersados con bombas de gases al enfrentarse con fuerzas de seguridad durante manifestaciones de protesta ante lo que consideran un fraude electoral.

En la noche arreciaron las protestas, extendiéndose en barrios y colonias de la capital, según informes del dirigente de la Alianza, Juan Barahona, y del portavoz de la policía, subcomisionado Luis Osavas.

“Tenemos tomas en las colonias El Sitio (norte), El Pedregal (sur), salida a Danlí (este) y tenemos tres heridos” en los choques con la policía, aseguró Barahona a la AFP.

Osavas manifestó que “hay varios civiles heridos de bala en incidentes confusos”, pero no supo decir cuántos.

En las redes sociales circularon fotos de heridos de balas y de los fuertes enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad.

Nasralla había llamado a sus seguidores a salir a las calles a defender lo que consideró su victoria y denunciar un “fraude”. Sus llamados fueron atendidos en media docena de ciudades, donde se bloquearon carreteras con la quema de llantas.

La misión de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA) urgió, en una nota enviada al presidente del TSE, “procesar la totalidad de las actas de cierre” y garantizar la “absoluta transparencia” del escrutinio.

Hernández, de 49 años, busca un segundo mandato amparado en un fallo de la justicia, pese a que la Constitución prohíbe la reelección.

Por su parte, Nasralla, de 64 años y sin experiencia política, representa a la Alianza Opositora, bloque de izquierda encabezado por el exmandatario Manuel Zelaya.

“Actas de votación violentadas”

Nasralla cuestionó la ventaja que se le concede a Hernández en el escrutinio parcial y la atribuyó a un fraude perpetrado por el oficialismo en alianza con el TSE.

El candidato opositor denunció una serie de prolongadas caídas en el sistema de cómputo del TSE como una maniobra para alterar actas y favorecer a su contrincante.

“No reconocemos los resultados porque hoy se cayó el servidor (del TSE) y empezaron a entrar cosas que no podemos permitir, actas que no están firmadas y ustedes lo pueden verificar, son actas violentadas, no tienen firma de los representantes en las mesas”, aseguró Nasralla el miércoles a periodistas.

El sistema de transmisión de datos del TSE sufrió el miércoles una caída de cinco horas y otras de menor duración.

Zelaya propuso este jueves hacer un recuento de 1.600 actas, sobre 18.000 en total, que han sido cuestionadas, y que este acto sea transmitido por televisión y en presencia de observadores internacionales.

“Que no nos digan (los miembros del TSE) que ellos van a hacer solos el recuento porque no (les) tenemos confianza”, advirtió Zelaya.

“Sólo un candidato sube”

La ventaja en los cómputos parciales obtenida por Hernández en las últimas horas levantó sospechas entre líderes opositores después de que en el primer conteo de votos del TSE, la madrugada del lunes, se diera a Nasralla una ventaja de cinco puntos.

En cada nuevo informe, el TSE redujo la diferencia entre ambos candidatos, mientras que el porcentaje de los otros siete aspirantes presidenciales prácticamente no variaba.

“No entiendo por qué han durado tanto y por qué solo un candidato sube” en el escrutinio, cuestionó Freddy Canales, mesero de un café de Tegucigalpa, reflejando el sentir de muchos hondureños.

Un magistrado del TSE, Marco Ramiro Lobo, también manifestó su sorpresa.

“Tengo dudas porque curiosamente hoy (miércoles), que cambió la tendencia, el sistema de cómputo del TSE ha comenzado a fallar”, dijo Lobo a Radio América.

El presidente del partido gobernante, Reinaldo Hernández, aseguró que la ventaja parcial conseguida por su candidato refleja los cálculos de su partido. “Es el punto al que teníamos que llegar”, declaró.

Sin embargo, Jorge Yllecas, del Frente Patriótico para la Defensa de la Constitución, dijo que Honduras tiene “un tribunal electoral sin credibilidad, responsable de esta crisis por actuar como un subalterno del presidente”.

Además de presidente, los hondureños votaron para elegir a tres vicepresidentes, 128 diputados del Congreso y sus suplentes, 20 miembros del Parlamento Centroamericano y los gobiernos de 298 municipios.

(Visited 6 times, 1 visits today)

-

LO MÁS LEÍDO


LO MÁS LEÍDO