Sale a la luz un perturbador dato sobre el atacante de Texas

Tres días después de la sangrienta masacre perpetrada por Devin Patrick Kelley en el interior de una iglesia, que dejó más de 20 muertos, siguen saliendo a la luz datos sobre su oscuro pasado.

Por Carlos Alfredo Ordoñez

El pasado domingo, Devin Patrick Kelley, de 26 años de edad, abrió fuego en contra de los presentes en una pequeña iglesia de Sutherland Springs, en Texas, matando a 26 personas y dejando un gran número de heridos.

Lee también: Ocho miembros de una misma familia murieron en la matanza en la iglesia de Texas

Posteriormente, las autoridades confirmaron que el tirador se suicidó de un disparo tras chocar el vehículo en el que trató de escapar al verse perseguido por civiles armados que presenciaron el tiroteo.

Tiroteo en iglesia de Texas Foto: AFP

Pero tres días después de la tragedia, ha salido a la luz un nuevo detalle sobre Kelley. Según un informe policial, el autor de la matanza escapó de un centro de salud mental en Nuevo México, en 2012.

Los documentos revelan, además, que Kelley fue sorprendido cuando intentaba entrar armado a una base militar donde prestaba servicios. Allí amenazó a oficiales superiores. Asimismo, fue sospechoso de un ataque sexual en 2013, en New Braunfels, localidad situada a unos 55 kilómetros del escenario de la masacre del fin de semana.

Los informes se conocieron el martes. Estos indican que la policía tuvo al menos tres oportunidades para impedir que Kelley tuviera acceso a las armas con las que perpetró la balacera.

Devin Patrick Kelley, atacante de Texas Devin Patrick Kelley. Foto: AFP

Lee también: La policía revela los posible motivos del atacante de Texas

La Fuerza Aérea, por su parte, había confirmado previamente que Kelley aguardó juicio en un tribunal militar bajo cargos de atacar a su entonces esposa, y por golpear a su hijastro. La institución reconoció que no introdujo los antecedentes criminales del sospechosos en la base de datos federal, como requieren las normas militares, lo que hubiera sido otro motivo para negarle un arma.

Si hubiese sido condenado por asalto sexual, probablemente tampoco habría podido comprar un arma porque las normas federales prohíben su venta a personas condenadas por un delito punible con más de un año de cárcel.

La comisaría del condado de Comal dijo que revisaban si hubo errores en la investigación del asalto sexual.

 

*Con información de AP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo