Chapín que se respeta baila con marimba

"Te recomiendo que dejés por un momento a Maluma, el tal Balvin o las bandas de norteño, y aprendás a bailar con marimba".

Chapín que se respeta baila con marimba

Hace apenas dos días, el sábado por la tarde y la noche, me invitaron a participar como conductor y cantante en un evento benéfico llamado “El gira vidas”. Su objetivo es patrocinar por medio de becas de estudio a jóvenes talentosos que provienen de familias con recursos financieros limitados.

El punto es que se organizó un “chonguengue” de antaño, de esos en los que las personas bailan hasta que se les ampollan los pies. Por cierto, no tiene absolutamente nada que ver con las fiestas techno, los conciertos de banda o los desmanes que se arman con el famoso reguetón. Es todo un encuentro con el romance y el buen gusto. Como grupo musical fue invitada la Marimba Orquesta La Soberana, anteriormente conocida como Gallito. Esa maravillosa combinación de marimba con metalada de orquesta es simplemente deliciosa. Los cueros de las congas, la profundidad del baby bass y la güira de metal complementan perfectamente la mezcla auditiva.

"Te recomiendo que dejés por un momento a Maluma, el tal Balvin o las bandas de norteño, y aprendás a bailar con marimba".

Hace muchísimos años, allá por 1940, don Federico Müller era el propietario del Club El Gallito, el lugar por excelencia para que todos los patojos, que ahora son abuelos, fueran a mover el esqueleto. Hay toda una historia que contar, pero me decidí a escribir sobre esta actividad porque considero que es muy importante rescatar las fiestas con orquestas en vivo, sin exceso de licor y con el deleite de ver bailar, como se debe, piezas del calibre de “Cien años”, “Luna de Xelajú”, “Perfume de gardenias” y otras clásicas más.

Es hipnótico ver la perfección de los movimientos de cada pareja experta en este tipo de baile, pues a la cadencia y exquisitez se le debe agregar esa pasión contenida cuando con los ojos cerrados se dejan llevar por la música. Con decirles que hasta los pocos niños y jóvenes presentes se quedaban con la boca abierta de ver a sus papás y abuelitos bailar de esa forma. 

Si sos patojo y no sabés bailar con marimba te estás perdiendo de una de las mejores experiencias que te podés imaginar. Te recomiendo que dejés por un momento a Maluma, el tal Balvin o las bandas de norteño, y aprendás a bailar con marimba. ¡¡¡Van a ser colas de pretendientes para bailar con vos!!!