VIDEO. Dramáticas imágenes deja irrupción de policía en referéndum de Cataluña

Gente en el piso, empujones, patadas violentas, jalones de pelo y exceso de violencia por parte de policías ante personas que asistieron a votar al referéndum en Cataluña, fue el triste marco de una jornada que el propio gobierno español calificó de "ilegal".

Por Esvin Lopez

Gente en el piso, empujones, patadas violentas, jalones de pelo y exceso de violencia por parte de policías ante personas que asistieron a votar al referéndum en Cataluña, fue el triste marco de una jornada que el propio Gobierno calificó de "ilegal".

Policías antimotines acudieron a los centros de votación por medio de la fuerza para tratar de disuadir a los asistentes. Dispararon balas de goma y recurrieron incluso a los golpes en contra de ellos.

Preliminarmente, la alcaldesa de Barcelona indicó que más de 460 personas resultaron heridas por el operativo policiaco contra el referendo.

VIDEO

Fiesta electoral interrumpida

Los nubarrones se volvían más oscuros y los helicópteros más numerosos este domingo en el cielo de Barcelona. Y la policía irrumpía en la fiesta de los independentistas catalanes confiscando urnas y cargando contra algunos manifestantes que defendían el referéndum prohibido.

Hacia las 10H30 locales (08H30 GMT) resonaron disparos de balines de goma cerca de un centro de voto, marcando un cambio brutal en una jornada que había comenzado con ambiente festivo.

Desde las cinco de la madrugada, cientos de barceloneses se habían congregado frente a numerosos colegios en un intento de impedir el cierre, ordenado por la justicia, de los locales destinados a la votación.

Video

El gobierno regional catalán había preparado en secreto durante semanas este plebiscito prohibido por el Tribunal Constitucional, ignorando las advertencias del ejecutivo español de Mariano Rajoy.

Al alba, de Girona a Barcelona y de Manresa a Figueres, miles de catalanes lanzaban así un desafío al Estado español bajo el grito de "¡Votaremos!".

Ante la pasividad de la policía regional, los Mossos d'Esquadra -atrapados entre su dependencia del gobierno catalán y su obligación de hacer cumplir las órdenes judiciales-, la Policía Nacional y la Guardia Civil españolas pasaron a la acción.

En Barcelona y también en Girona, bastión del presidente independentista Carles Puigdemont, un centenar de kilómetros más al norte.

Allí, la Guardia Civil rodeó el centro deportivo donde el líder catalán debía votar, para luego forzar las puertas y confiscar las urnas ante los activistas que cantaban "L'Estaca", símbolo de la resistencia antifranquista, con el puño en alto, según imágenes de la AFP.

EN VIVO

En imágenes

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo