Joven madre y su conviviente presos por agredir a dos niños

Un niño de dos años se fracturó el cráneo por caer desde unas gradas.

Por Kenneth Monzón

En el Juzgado Tercero Penal se conocieron los detalles de la agresión que sufrieron dos niños, hermanos, por parte de su mamá y su conviviente. Luego que el juez Mynor Moto escuchó la acusación los envió a la prisión y les recordó: “Los niños estaban en un ambiente familiar que no era el ideal”.

Esta historia comienza cuando la joven Alondra Claribeth Sandoval Contreras conoció a Roberto Ariel Esteban, quien estudiaba para ser chef. Fue a comienzos de este año cuando se cruzaron en una de las calles de la colonia Villa Hermosa I, en San Miguel Petapa.

Alondra es madre soltera de una niña de 6 años y un niño de 2. Roberto le propuso iniciar un noviazgo y tres meses después decidieron vivir juntos. Alquilaron un apartamento en la 19 calle, 32-93 de la colonia Villa Hermosa I.

Agresiones

La Fiscalía recibió una denuncia el 19 de agosto de 2017. Era la abuela materna de los niños que denunció que a sus nietos los golpeaban. Acusó a su hija Alondra y a su conviviente Roberto.

El impulso de la abuela para denunciar a su hija fue cuando le avisaron que su nieto se había caído de unas gradas. Fue a parar al Hospital de Amatitlán con trauma de cráneo.

La Policía inició la investigación y ambos fueron detenidos la semana pasada. Ante el juez Moto los acusaron de maltrato contra menores de edad, encubrimiento, homicidio en grado de tentativa y agresión sexual con agravación de la pena. Este último delito es porque Roberto “habría manoseado” a la niña, según la acusación.

La denuncia de la abuela que se conoció en el juzgado detalla que “el padrastro los amarraba de las manos para golpearlos con una paleta, los jalaba del pelo y no les daban de comer”.

Los hermanos sufren desnutrición crónica y “eran agredidos por la pareja con cables y otros objetos, debido a las heridas recientes y antiguas que presentan en el cuerpo”.

A prisión

Ninguno quiso declarar ante el juez quien los dejó en la prisión. El próximo mes el juez escuchará el testimonio de la niña con el apoyo de un psicólogo y la cámara de Gesell (es una habitación acondicionada para permitir la observación). A finales de este año será la audiencia intermedia con el avance de la investigación.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo