José Pérez Vail: "Hay una política del Estado para que vayan desapareciendo los idiomas"

En el Día internacional de los pueblos indígenas, Publinews habló con Pérez Vail sobre los idiomas que más demandas tienen el país, el riesgo de que algunos dejen de existir y sobre la aplicación de la Ley de Idiomas Nacionales a 14 años de su aprobación.

Por Saira Ramos

¿Cuántos idiomas mayas se hablan actualmente en el país?

Los 22 reconocidos se están hablando, pero el idioma itzá está en riesgo de perderse porque solo lo hablan 30 hablantes, todos mayores de 70 años.

¿Qué otros idiomas están en riesgo?

De los idiomas mayas el ch’orti’, uspanteko y sakapulteko, los tres no suman los diez mil hablantes. La Ley de Idiomas Nacionales reconoce 25 idiomas, entre ellos, el castellano, el garífuna y xinka, este último está a punto de desaparecer porque sus hablantes solo recuerdan frases y palabras.

¿Por qué están en riesgo los idiomas?

Las generaciones han dejado de transmitir los idiomas por un problema histórico porque cuando se dio la llegada de los españoles se empezó con la dominación y discriminación en la que se prohibió toda clase de conocimientos originarios, entre ellos, la escritura, la espiritualidad y el idioma. En muchos lugares permanecen los castigos para quienes hablan su idioma, entonces los abuelos y los padres se cuestionan sobre su enseñanza. La migración también hace que los idiomas desaparezcan porque cuando se sale de las comunidades se deja de hablar el idioma materno. También porque hay una política del Estado para que poco a poco vayan desapareciendo al imponer solo el español.

¿Cuáles son los idiomas con más hablantes?

K’iche’, mam, kaqchikel y el q’eqchi’ estos sobrepasan el medio millón de hablantes. Sin embargo, los 22 idiomas están en riesgo de perderse cuando en el país únicamente se reconoce el español como oficial, ya que es el único que se habla en las instituciones públicas.

¿Hay interesados en aprender?

Sí, la Policía Nacional Civil nos pidió que les enseñáramos k’iche’ a un grupo de agentes. Los ministerios de Desarrollo y de Salud también nos lo han requerido. En la sede de la academia enseñamos k’iche’ y kaqchikel, hay 40 alumnos, algunos son estudiantes de trabajo social, funcionarios y personas particulares.

¿Solo en la capital se enseñan esos idiomas?

En la academia sí, pero a nivel nacional hay 22 oficinas en donde hay docentes que se encargan de enseñar a los niños en las escuelas y a los servidores públicos. En la mayoría de casos es una enseñanza gratuita. Los interesados solo tienen que coordinar. ¿Hay algún convenio con alguna universidad? Con la San Carlos de Guatemala porque los estudiantes de trabajo social tienen como requisito aprender k’iche’ o kaqchikel. Esa casa de estudios coordina con la academia y nosotros le damos el acompañamiento al profesor. Nosotros evaluamos a los estudiantes.

¿En cuánto tiempo se puede aprender un idioma?

Es relativo. Bajo un sistema de inmersión total se puede aprender el idioma en un mes, pero si se reciben las clases de dos a tres veces a la semana el aprendizaje puede prolongarse.

¿Qué cumplimiento se le da a la Ley de Idiomas Nacionales?

La ley dice que el Estado debe velar porque la prestación de bienes y servicios públicos en la práctica de comunicación sea en el idioma de cada comunidad lingüística y que los postulantes a los puestos públicos deben saber leer y escribir el idioma materno además del español. Sin embargo, las instituciones no lo están haciendo y están contratando a interpretes y traductores cuando la idea es que el funcionario hable el idioma porque cuando este no se habla es diferente la confianza que se crea y el mensaje llega de manera distinta. El Instituto de la Defensa Pública Penal, el Organismo Judicial, la Superintendencia de Administración Tributaria y el Ministerio Público están contratando a personal bilingüe como traductores. Al Organismo Judicial los hemos acompañado en el proceso de formación.

Frase

A finales de mes presentaremos los neologismos, términos utilizados en los procesos judiciales como robo y homicidio, que no existían en los idiomas", José Pérez Vail.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo