“Sector de la construcción es mundialmente el más corrupto”, señala presidente de Acción Ciudadana

En el programa A Primera Hora se analizó hoy el caso "Construcción y Corrupción, los negocios del Micivi".

Por Nancy Alvarez

Los esfuerzos de los guatemaltecos deben enfocarse en generar acciones “que nos saquen de ese túnel oscuro de la corrupción”, de acuerdo con Manfredo Marroquín, de Acción Ciudadana (AC); y Javier Zepeda, de la Cámara de Industria de Guatemala (CIG).

Ambos participaron hoy como invitados en el programa A Primera Hora, de Emisoras Unidas, en donde se dialogó sobre el caso “Construcción y Corrupción, los negocios del Micivi” y en general se habló de la corrupción en Guatemala.

Durante la audiencia del referido caso, varios empresarios han confirmado que pagaron sobornos al exministro de Comunicaciones, Alejandro Sinibaldi, a cambio de que se les cancelara deuda de arrastre y de que se les asignaran nuevos proyectos.

Corrupción sigue vigente

Marroquín indicó que la corrupción en el país viene desde hace 20 o 30 años y dijo que no se puede erradicar en un solo período de Gobierno.

En tanto, Zepeda expuso que “se han dado pasos (para combatir la corrupción), pero no necesariamente se ha erradicado”.

Añadió que aún existe corrupción en los “sindicatos del Estado y en un montón de sectores”.

Asimismo, los entrevistados se refirieron al caso Construcción y Corrupción. Zepeda mencionó que aunque hay empresarios que han aceptado que pagaron sobornos a Sinibaldi, también se debe conocer que hay empresas que no participaron en esos actos ilícitos.

De igual forma, dijo que involucrarse en asuntos de ese tipo “muchas veces son decisiones de personas y no de empresas”.

Marroquín, en cuanto al caso, aclaró que lo que se dio fue el cobro de sobornos y no de extorsiones como lo han asegurado algunos sindicados.

“Era parte de un juego de libre aceptación, ya se sabía que así funcionaba el sistema, era la forma de engrasar esa maquinaria llamada corrupción”, añadió.

También aseguró que el Ministerio de Comunicaciones era el epicentro para reproducir ese sistema y que de ese salía el dinero para las campañas políticas.

A su criterio, “el CIV se convirtió en la caja no chica, sino grande, del financiamiento de las campañas”.

El presidente de Acción Ciudadana, explicó que un estudio de Transparencia Internacional reflejó que el sector de la construcción es el más corrupto a nivel mundial, “incluso le gana al de las armas”, dijo.

Las condiciones del sector se prestan para que sea vulnerable a la corrupción, ya que las obras nunca son iguales y los costos siempre varían, y esa variabilidad da margen a que si no hay transparencia se puede hacer arreglos en los costos, explicó.

De igual forma, se refirió al tema de la deuda de arrastre, y dijo que esta empezó desde hace varias administraciones porque se comprometían recursos más allá del presupuesto asignado.

“Hubo empresas que se arriesgaron a caer en este círculo perverso y muchas quebraron en el camino porque nunca se les saldó la deuda”, agregó.

Marroquín se refirió a que hay varios proyectos que están “atrapados, sin salida”, y mencionó como ejemplos el del recapeo de la pista aérea del Aeropuerto Internacional La Aurora, que según indicó, se le adjudicó a una empresa que resultó señalada de corrupción; y el de la Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ). “el país no puede quedarse sin puertos ni aeropuertos”, afirmó.

En tanto, mencionó que el Estado debe buscar resarcimientos como se hace en Estados Unidos, en donde se negocia con el infractor y se le da una pena económica. “La ley podría favorecer a aquellos que aceptan sus delitos y pagan económicamente por ellos”, detalló.

Reconstruir el país

A criterio de los entrevistados, si bien es necesario continuar con la persecución de las personas que hayan cometido actos de corrupción; también lo es enfocarse en reconstruir Guatemala.

“El gran reto es cómo hacer reingeniería de todos los sistemas en la gestión pública. Tenemos que ponernos las pilas en reconstruir el país por medio de propuestas y vías de solución”, detalló Manfredo.

Quien añadió que “en Guatemala la corrupción es histórica, estructural y sistémica, y está súper arraigada en la cultura de hacer negocios, en la gestión pública y ha permeado hasta la base de la sociedad”.

En ese contexto, Zepeda consideró que todos los ciudadanos, en alguna u otra forma, “hemos contribuido a que la corrupción llegue a los niveles en los que está actualmente, ya sea por omisión, inacción, presión o aceptación”.

De igual forma, se refirió a que no solo se deben tomar en cuenta los actos marcados por la ley como prohibidos, pues a su criterio existe la “corrupción moral”, que incluye hacer actos que no son ilegales, pero que moralmente no son correctos.

“Es importante que dentro del movimiento que se está haciendo desde abril de 2015 encontremos un camino para la reconstrucción de Guatemala”, resaltó el integrante de la CIG.

¿Qué hacer?

Marroquín y Zepeda coincidieron en que el punto de partida para un proceso de transformación es aplicar cambios de forma personal, para que esto se refleje en la sociedad y en el sistema en general.

“Si las personas no empezamos a cambiar esto no va a cambiar, el sistema está formado de personas”, aseguró Zepeda.

Además, explicó que enfocado en ello, la CIG lanzó recientemente el programa denominado Guate Íntegra, con el cual pretende hacer conciencia a lo interno de todos los guatemaltecos para que sean actores de la lucha contra la corrupción.

Asimismo, aseguró que hace falta enfocarse en tres puntos para generar cambios:

  • a) prudencia, pues a veces se utilizan las redes sociales para emitir comentarios y atacar a los demás.
  • b) tolerancia, no con la corrupción, sino en cuanto a las diferentes formas de pensar.
  • c) generar acciones concretas, como establecer una mesa en la que participen diferentes sectores y se puedan alcanzar acuerdos para resolver problemas.

Por su parte, Marroquín dijo que “no se puede seguir con el mismo sistema, debemos cambiar el andamiaje de procedimientos y controles, pues llegamos a un marasmo de leyes y procedimientos que favorecieron la corrupción”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo