De León se va "conforme", Rodas ofrece una PDH para todos

La elección del comisionado del Legislativo para velar los derechos humanos de los ciudadanos tomó mayor relevancia por la lucha contra la corrupción e impunidad que inició el Ministerio Público y la CICIG en 2014.

Por Joel Maldonado

Aunque las opiniones del procurador de Derechos Humanos no son vinculantes en decisiones de los tres poderes del Estado, la mayoría de sectores estuvieron atentos a la designación del magistrado de conciencia para los próximos cinco años.

Augusto Jordán Rodas Andrade, logró el apoyo de 131 diputados de los 133 que participaron en la votación para designar al comisionado del Congreso para velar por los derechos humanos.

Rodas Andrade, originario de Quetzaltenango, se ha desempeñado como catedrático universitario en Derecho y cuenta con un bufete privado.

El nuevo procurador niega haber negociado con los congresistas plazas para haber obtenido el respaldo de todos los bloques legislativos y aseguró que es muestra de los acuerdos que pueden lograr los legisladores para hacer cambios en el país.

Presiones en elección

Desde que quedó integrada la terna para magistrado de conciencia, varios grupos de poder atrasaron la elección del procurador debido a que dos de los candidatos no convencían o representaban a sus intereses.

El nombramiento tomó mayor importancia por la participación que ha tenido la Procuraduría de Derechos Humanos en el apoyo a las reformas constitucionales y lucha contra la corrupción.

“Mantener autonomía e independencia”, análisis de Jorge Santos, de Udefegua.

El nuevo procurador debe desarrollar acciones que le den continuidad a lo que venía haciendo la Procuraduría de Derechos Humanos en distintos campos y sumarse a la lucha de la corrupción y a la transformación del sistema de justicia, a la vez, debe tener la capacidad para desmarcarse y mantener la autonomía e independencia del Congreso, para que no se preste al modelo clientelar que se impulsa desde ese organismo. También debe fortalecer la capacidad para garantizar los derechos de las poblaciones que han sido vulnerables, como desarrollar capacidades para los activistas de derechos humanos. Por aparte, debe rodearse de profesionales con capacidades en derechos humanos, porque aunque el nuevo magistrado no cuente con mayor preparación académica y profesional puede ser que lo ayuden las procuradurías adjuntas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo