La oposición y la fiscal general denuncian un autogolpe de Estado en Venezuela

En un escenario cada vez más cruento para Maduro, los enemigos le han crecido en Venezuela exponencialmente con el paso de los días.

Por Diego Santizo

Ante la cruenta crisis institucional que vive Venezuela, el líder de la oposición de ese país sudamericano, Henrique Capriles, utilizó de nuevo Twitter para denunciar los efectos de este fenómeno, que ha dejado más 70 muertos desde abril.

La fiscal general de ese país, Luisa Ortega, está acorralada. Se trata de una veterana seguidora de Hugo Chávez, que causó una fuerte impresión en esa nación al volverse férrea opositora del presidente y exsegundo de Chávez, Nicolás Maduro. El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) decidirá el martes de la semana próxima si la somete a juicio.

Uno de los diputados oficialistas más cercanos a Chávez, Pedro Carreño, le pidió incluso al TSJ que la enjuicie e incluso la destituya, con el argumento de que mintió sobre la aprobación de 33 magistrados. Pidió también evaluar su salud mental.

Hace tres meses, la abogada, de 59 años, sorprendió al país al denunciar la "ruptura del orden constitucional" por dos sentencias con las que el TSJ se adjudicó temporalmente las funciones del Parlamento, de mayoría opositora. Así comenzó la ruptura de Ortega con el gobierno de Maduro.

El Tribunal de ese país, acusado de servir al gobierno, fijó la audiencia oral y pública para el 4 de julio ante lo que le prohibió la salida del país y ordenó congelar sus cuentas y bienes, según un comunicado oficial.

También deberán comparecer el defensor del Pueblo, Tarek William Saab, de línea chavista, y el diputado oficialista Pedro Carreño, quien presentó la solicitud de antejuicio contra la fiscal.

Carreño la acusa de mentir al asegurar que no aprobó la selección de 33 magistrados, que según ella fueron designados irregularmente por el anterior Parlamento de mayoría chavista, en 2015.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo