“Salud y educación deben ser prioridad”

El director del Instituto de Competitividad ADEN enfatiza en que debe haber un compromiso entre los gobiernos de turno, el sector privado y otros actores de la sociedad para lograr mejorar la competitividad del país, que en los últimos siete años son los mismos problemas que afectan el desarrollo.

Por Joel Maldonado

En abril ADEN presentó el ranquin de Competitividad Latinoamericano, donde Guatemala se ubica en el puesto 15 de 18 países evaluados.

¿Cuál ha sido la variación que ha tenido Guatemala durante los últimos años?
El puntaje del país no ha variado en los siete años, inició en 60.5 sobre 100 puntos y ahora es 59.8, es decir, no es demasiada la diferencia; sin embargo, como es un ranquin de competitividad otros países como Nicaragua, Honduras y República Dominicana han mejorado su puntaje, por lo que han hecho que Guatemala retroceda en la calificación.

¿En qué áreas el país sigue mostrando un retroceso?
Para la evaluación se toman 10 áreas de competitividad para hacer las mediciones en las cuales se toman en cuentan 113 variables. Guatemala se ha estancado en Cobertura de Necesidades Básicas, infraestructura, salud y educación, por lo que son una debilidad para la competitividad en relación con otras naciones.

¿Existe un plan de país para atender esas principales necesidades?
Desde 2010 que se empezó la medición se ha notado los mismos problemas, se ha venido diciendo que salud y educación requiere de planificación por el gobierno de turno con el sector privado y un tercer sector de manera que se proponga un proyecto de país, pero eso sigue sin aparecer.

¿Cómo está el Índice de Desarrollo Humano del país ?
Ese indicador de Guatemala se ha estancado en los últimos lugares, ya que el problema es el capital humano, porque las variables de cobertura de necesidades básicas y salud tienen un rol fundamental para mejorar las condiciones de las personas. En materia educativa se requieren programas que necesitan cinco a 10 años para obtener resultados, es decir que se debe empezar desde el primer grado a los niños para iniciar con el cambio, pero si eso se atrasa se posterga ese tiempo para lograr un desarrollo en el país. En salud los resultados pueden ser más rápidos, porque con la capacitación de personal y la compra de equipo se mejora la atención.

¿Cuál es el panorama para el país de no lograr políticas públicas en esas áreas?
Hay dos malas noticias, la primera es que la población ve disminuida su posibilidad para mejorar su capital humano, lo cual es una debilidad para atraer inversiones. También se generan desigualdades debido a que no hay proyectos de largo plazo para reducir las brechas sociales, debido a la ruptura del sector público con el privado para atender temas que son de país.

¿Es una competencia Guatemala para atraer inversiones?
Para inversiones el país no es bien visto, y eso se refleja en los montos de inversión extranjera, donde países como Costa Rica y Panamá compiten por esos capitales.

¿Han observado cambios políticos de 2015 a la fecha?
No se ha notado gran diferencia, no hay avances ni retrocesos, como los cambios que se observaron en El Salvador o República Dominicana, que han escalado posiciones en el ranquin aunque haya cambio de gobierno todavía no hay madurez en los programas que reflejen sus resultados en los datos. Se deben mantener las articulaciones entre el sector público y el privado, ya que los gobiernos tienen problemas fiscales y pueda que no tengan los recursos para suplir todas las necesidades de la ciudadanía.

¿Cuáles son los países que están debajo de Guatemala en el ranquin?
Son Bolivia y Venezuela, por los problemas que afectan la competitividad. Además, la pobreza es un factor que se incluye en la cobertura de necesidades básicas, es similar.

¿Cómo miden el impacto de la inseguridad en la competitividad?
La medición se basa sobre cuánto invierten las empresas para seguridad y sobre cuántos robos, asaltos y secuestros se comenten por cada cien mil habitantes. Los países con mayores índices de inseguridad son El Salvador, Honduras y Guatemala. Costa Rica empieza a presentar problemas en ese factor.

¿Puede haber cambios en el apoyo para el Plan para la Alianza para la Prosperidad?
En estos momentos no es fácil debido a que Estados Unidos está cambiando su visión en la política exterior, las autoridades de México y el Triángulo Norte deben renovar sus compromisos para evitar recortes a programas para evitar la migración, pues si se recorta el apoyo e Estados Unidos, que quieren aislarse, el problema de migración e inseguridad se encapsulará en Guatemala, El Salvador y Honduras, porque México se preocupará más por sostenerse y no verá hacia otros.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo