Viudas de pilotos de autobús no se dejan vencer

La vida cambió para decenas de mujeres que se quedaron a cargo de sus hijos tras el asesinato de sus maridos. Avitransp las ayuda, pero tiene pocos recursos.

Por Joel Suncar

Jonathan Ernesto Contreras era piloto de un bus de la ruta 96. El 3 de marzo de 2014 murió baleado en la colonia Santa Luisa, en la zona 6 de Chinautla. Su deceso cambió la vida de sus hijos y de su esposa, Melina Cordón.

“Cuando lo mataron estaba embarazada. Teníamos tres hijos y uno en camino. Génesis, de 3 años, no lo conoció”, expresó Melina con la voz cortada.

Recordó que su esposo proveía los alimentos a la familia y pagaba la renta de la casa. “Ha sido muy doloroso porque no tengo un techo para vivir. Tuve que venirme a la casa de mi mamá. Es duro porque todos vivimos en dos cuartos”, comentó.

Vende pasteles

Señaló que no consigue trabajo porque tiene cuatro hijos y no los puede dejar solos.

“Vendo pasteles y tengo una carreta de panes. Mi hijo mayor me ayudaba a vender, pero bajó su rendimiento en los estudios”, explicó.

Su padre, Héctor Cordón, fue asesinado hace dos años. “Él trabajaba en las camionetas y también lo mataron. Mi madre y yo somos viudas. Las dos nos apoyamos”, mencionó.

Afirmó que en la Asociación de Viudas de Pilotos del Transporte Público (Avitransp) las han apoyado con víveres.

“Mis hijos han sufrido mucho conmigo, pero Dios no nos ha dejado. Él ha tocado corazones y nos ha bendecido con la comida”, declaró.

Una vida dura

El próximo 16 de julio se cumplirán 11 años del asesinato de Juan José Molina Canté, quien fue ultimado a balazos mientras manejaba un bus de la ruta 306 en Canalitos, zona 24.

Dicho ataque hizo que Mercedes Muñoz se quedara a cargo de sus tres hijos. “Antes de casarme trabajaba porque soy secretaria. Cuando mataron a mi esposo tuve que empezar a laborar de nuevo”, enfatizó.

“La vida ha sido muy dura. Todo cambió para mí y para mis hijos. Ellos no aceptaban lo sucedido. Me duele recordar”, manifestó.

Mercedes Muñoz Foto: Edwin Bercián

Confía en dios

Hace cinco años falleció la mamá de Mercedes y eso complicó más la situación.

“Ella cuidaba a mis hijos. Tuve que renunciar al trabajo para no dejarlos solos. Puse un negocio de paca. Es con lo que voy saliendo”, explicó Muñoz.

Mercedes Muñoz en su negocio Foto: Edwin Bercián

 

“A mí me cuesta mucho. Hay días que uno ya no da. En Avitransp he visto que hay viudas en condiciones más difíciles que las mías. Sin embargo, Dios nunca va a abandonar a una viuda”, sentenció.

El dato

  • La sede de Avitransp está en la 6a. calle, 11-87, de la zona 2.
  • Quienes deseen colaborar con la asociación pueden hacer sus donaciones en ese lugar.
  • También pueden llamar al 2308-3281.

Necesitan apoyo

“Cuando podemos hacemos actividades para recaudar fondos. Hemos abierto farmacias. En ellas damos trabajo a algunas viudas y apoyamos a otras para que puedan abrir sus negocios. A veces, cuando nos dan, regalamos víveres y zapatos. No tenemos apoyo de entidades del Gobierno”. Lilian Pérez, presidenta de Avitransp.

Números

  • 487 pilotos de buses fueron asesinados de 2010 a 2016.
  • 21 choferes murieron baleados de enero a mayo de 2017.
  • 102 conductores ultimados se reportaron en 2014.
  • 240 viudas activas tiene Avitransp en la actualidad.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo