El primer ministro portugués "guardó" unos niños durante la visita papal

Por Ivonne Gordillo

El primer ministro portugués decidió "echarle una mano" a un periodista papá, en dificultades porque el gobierno había decretado el viernes feriado por la visita del papa Francisco a Fátima, y ni corto ni perezoso le guardó sus cuatro hijos.

Como si de tratara de una guardería cualquiera, la residencia oficial en Lisboa del primer ministro Antonio Costa acogió a los hijos menores de Joao Miguel Tavares, cronista del diario Público.

Tavares había criticado la decisión de darles feriado a los funcionarios, y por ello a las escuelas, con motivo de la canonización de dos pastores de Fátima, celebrada por el papa.

"Querido Antonio, ¿me guarda usted a mis hijos, ok?", escribió el periodista en el diario.

El periodista aseguró que no conocía "a nadie para que me los guarde" y que eran "demasiado jóvenes para hacer el peregrinaje solos" hasta la ciudad santuario.

La respuesta

Costa respondió afirmativamente, aunque advirtió al periodista que solo podía ocuparse de sus críos durante la mañana, porque por la tarde tenía que "asistir a la llegada del papa".

En su página Facebook, el periodista colgó una foto de la acogida de los niños, de entre cuatro y trece años de edad.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo