Estudiantes y policías se enfrentaron en nueva protesta contra Nicolás Maduro

Por AFP

Estudiantes se enfrentaron este jueves con la policía en la Universidad Central de Venezuela (UCV) en Caracas, en un cruce de gases lacrimógenos y perdigones contra piedras y bombas incendiarias, durante una protesta contra el presidente Nicolás Maduro.

Los choques iniciaron cuando los agentes antimotines impidieron una marcha de cientos de alumnos de la UCV dispersando gases, en tanto varios de éstos, algunos encapuchados, respondieron con piedras y cócteles molotov, según un equipo de la AFP en el lugar.

Lee también: Maduro entrega decreto de Asamblea Constituyente en Venezuela 

La dirigente Rafaela Requesens indicó que los estudiantes planeaban ir a la sede del Ministerio de Interior y Justicia para denunciar "violaciones de derechos humanos, represión y asesinatos" por parte de las fuerzas de seguridad durante las protestas contra Maduro iniciadas por la oposición el 1 de abril, que dejan 33 muertos.

Sin embargo, la policía bloqueó una de las entradas principales a la universidad con tres camiones blindados, hacia los cuales algunos jóvenes avanzaron con las manos en alto. "Somos estudiantes, no somos terroristas", gritaron.

"¿Cuántos heridos van? ¿Cuántos muertos? A pesar de que nos reprimen, luchamos por ustedes. Pusieron estos camiones porque saben que un piquete (cordón policial) lo tumbamos", espetó Requesens a los uniformados.

Cuando los estudiantes avanzaron de nuevo para intentar superar la barrera policial, se desató el enfrentamiento que duró más de tres horas.

Mientras algunos jóvenes armaban con dificultad los cócteles incendiarios en medio de una nube de gas, otros, incluidas algunas mujeres, recogían las bombas lacrimógenas y las apagaban en barriles con agua. Muchos, con síntomas de asfixia, tuvieron que retroceder.

El diputado y médico José Manuel Olivares, que acompañó la manifestación, aseguró a la AFP que ésta dejó una treintena de heridos, ninguno de gravedad.

Los policías, que obligaron a los jóvenes a replegarse, quedaron a pocos metros de la puerta del claustro. "Si quieres entrar a la universidad, inscríbete", gritó un joven a un oficial justo antes de arrojarle una roca.

La protesta se dispersó cuando los policías aumentaron la descarga de bombas, algunas directo a los manifestantes, que ya lucían exhaustos.

"Vayamos a nuestras casas, hay que recuperar energía, mañana volvemos a salir. Hoy defendimos nuestros derechos", pidió Requesens a docenas de jóvenes.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo