Menor que se fugó del Hogar Seguro fue rescatada en operativo contra trata de personas

Por Álvaro Alay

La Policía Nacional Civil (PNC) realizó este martes 11 allanamientos en contra de estructuras de trata de personas en tres zonas de la Ciudad, en Amatitlán y Villa Nueva.

En la colonia Landívar, zona 7, se localizó a una menor de 17 años, quien indicó que fue interna del Hogar Seguro Virgen de la Asunción en los años 2014 y 2015. Al ser abordada por las autoridades, la menor dio varias versiones sobre su estadía en dicho lugar. Primero indicó prestar servicios sexuales, luego aseguró que vive en ese hotel junto con su pareja, hecho que fue descartado pues no habían prendas masculinas.

Las autoridades se comunicaron con la familia de la menor para entregárselas; sin embargo, solo llegó una abuela quien indicó que no podía hacerse cargo de ella y que quedara a disposición de la Procuraduría General de la Nación.

La mujer no quiso dar detalles a la prensa, se dirigió a los agentes a cargo y se retiró del lugar.

Lee también: Testigo revela que violaban a niñas internas del Hogar Seguro, según medio internacional 

Menores vulnerables

Estas estructuras de trata buscan a personas más vulnerables, dígase mujeres, niñas, niños, adolescentes e incluso personas migrantes, bajo engaños sean reclutadas, para luego explotarlas sexualmente, violándoles así el derecho a la vida, el derecho a la libertad y la seguridad, violencia de género, derecho a no ser sometido a torturas y tratos crueles, entre otros.

Investigadores de la Subdirección General de Investigación Criminal, Sección Contra Trata de Personas buscaron evidencias y ejecutaron cuatro órdenes de captura relacionadas con la estructura criminal denominada “De la Paca de Chiqui”, a quienes se les señala de explotación sexual de menores.

Los operativos se realizaron en seguimiento a una denuncia de finales del 2015, sobre una posible red de explotación sexual de menores de edad en hoteles ubicados en Amatitlán y la capital.

En seguimiento a esto se establece y ubica un negocio usado de fachada de una venta de ropa americana en Amatitlán, lugar donde realizaban las coordinaciones a través de celular y de teléfono público con los diferentes “clientes” a quienes informaban de precios y de esa forma las víctimas eran trasladadas en vehículos o los clientes llegaban por ellas para llevarlas a diferentes hoteles.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo