El estado de emergencia acelera el éxodo en Gambia

Por Metro
[gallery link="file" ids="734954,734955,734956"]

Gambianos y extranjeros residentes en Gambia continúan este miércoles huyendo del país, donde el presidente saliente, Yahya Jammeh, que rehúsa dejar el poder a pesar de su derrota en las pasadas elecciones, decretó un estado de emergencia previo a la investidura prevista de su sucesor.

Jammeh cuestiona su derrota ante su sucesor electo, Adama Barrow, que, se espera, preste juramento el jueves.

Por su parte, el Ejército de Senegal se dijo listo para intervenir en Gambia a partir del primer minuto del jueves si falla la vía política. "Nuestras tropas están en alerta y se entrenan desde el comienzo de la crisis. El ultimátum vence a medianoche. Si la solución política falla, iniciaremos" las operaciones en Gambia, dijo a la AFP su portavoz, el coronel Abdu Ndiaye.

Además, la fuerza aérea nigeriana anunció haber enviado 200 efectivos y aviones a Senegal, en el marco de un mandato regional que le confirieron país vecinos, para presionar al presidente Yahya Jammeh para que reconozca la victoria de Adama Barrow.

"La fuerza aérea nigeriana envió un contingente de 200 personas, así como una flota de aviación, incluyendo un avión de combate, cargueros, un helicóptero y un avión de vigilancia y reconocimiento a Dakar", indicó la fuerza aérea nigeriana en un comunicado publicado en su cuenta de Facebook, agregando que estaba previsto que "operen en Gambia".

Banjul, la capital gambiana, parecía este miércoles una ciudad dormida: circulaban menos vehículos, numerosas tiendas estaban cerradas y comenzaban a faltar alimentos en algunos barrios, según periodistas de la AFP y varios testigos.

En Old Jeshwang, barrio periférico mayoritariamente poblado de pescadores, la pesca se redujo por la marcha al exilio de muchos de sus habitantes, y escasea ya el pescado, el pan y las tarjetas telefónicas, pues los vendedores también huyeron.

"Solo quedan algunas tiendas abiertas con pan y las reservas pueden agotarse rápido", se lamentó este miércoles Fatou Sarr, residente del barrio. "Si esto dura una o dos semanas, el país carecerá de alimentos", pronostica.

También salían del país los turistas, en su mayoría británicos y holandeses atraídos por las playas de arena fina de este pequeño país anglohablante del África occidental.

La empresa de viajes Thomas Cook anunció la repatriación a partir de este miércoles de mil británicos que estaban de vacaciones en Gambia, y fletará cuatro vuelos suplementarios "en las próximas 48 horas".

También contactó a otros 2.500 clientes en el país para proponerles un regreso anticipado a Gran Bretaña. La empresa TUI dijo que repatriará a "unos 800" clientes.

Las próximas horas serán cruciales para la suerte de Gambia, hundida en una grave crisis desde que Jammeh anunció el 9 de diciembre que no reconocía los resultados de la elección presidencial del 1 de diciembre. Una semana antes, había felicitado a Barrow por su victoria.

Yahya Jammeh, que dirige el país con mano de hierro desde hace 22 años, afirma que se quedará mientras la justicia no haya dictaminado sobre sus demandas electorales, pese a las presiones internacionales para que ceda el poder el jueves, tras la expiración de su mandato.

– "Posible caos" –

El clima se complicó aun más después de que Yahya Jammeh decretase el estado de emergencia el martes por la tarde, al mismo tiempo que exigía a las fuerzas de seguridad preservar el orden.

Según la Constitución, el estado de emergencia dura siete días cuando es proclamado por el jefe de Estado, pero puede ampliarse a 90 días con la aprobación de la Asamblea Nacional, que la ratificó el martes.

La proclamación, formulada en términos generales, "prohíbe realizar actos de desobediencia a las leyes gambianas, la incitación a la violencia, o perturbar la paz y el orden público".

Esto ocurre mientras Adama Barrow, que debe tomar posesión el jueves, recibe refugio desde el 15 de enero en Senegal, a petición de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (Cedeao, 15 países). Aún así, a través de uno de sus consejeros, Barrow aseguró esta semana que estará en Gambia para prestar juramento.

La Cedeao, que presiona a Yahya Jammeh para que ceda el poder al expirar su mandato este miércoles por la noche, advirtió en varias ocasiones de que podría recurrir a la fuerza en última instancia.

Otros países e instituciones multiplicaron sus advertencias ante Jammeh, que sigue sin escucharlas. El martes, EEUU advirtió contra "un posible caos". Nigeria, potencia regional y continental, afirmó, por su lado, que acelerará sus preparativos militares aéreos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo