Busto, bubis, senos: 10 cosas extrañas que te gustaría saber

Han sido un fetiche e ícono sexual de la sociedad occidental por siglos. Alabados, reinventados, aquí le mostramos las 10 de las conclusiones más sorprendentes de estudios que se han hecho sobre esta popular parte del cuerpo, recopiladas por el portal Altnet.

Por Publinews

Foto: ShutterStock Foto: ShutterStock

1 . A los ricos les gustan chiquitas. A los pobres les gustan grandes.

La revista Psychology Today afirma que la cantidad de dinero influye en la preferencia del tamaño de los senos para un hombre. Entre más pobres, preferían los senos más grandes. Los financieramente estables las preferían más pequeñas. Esto se debe a que el punto de vista del tamaño de los senos era una “señal de las reservas de grasa, que a su vez anuncia mayor acceso a recursos económicos”.

2 . Pasa lo mismo si andan hambrientos…

En el mismo estudio se vio un experimento cuyo objetivo era determinar si “la seguridad alimenticia” tenía un papel determinante en la preferencia por el tamaño. Los resultados apuntaron a que los hombres hambrientos preferían senos grandes, a diferencia de los que ya estaban saciados.

3 . Si el hombre quiere ser padre, las prefiere grandes

En la revista anteriormente mencionada también se refieren al estudio de los investigadores Christopher Burris y Armand Muntenau, donde quisieron evaluar el tamaño de los senos de acuerdo con el evolucionismo. Preguntaron a 67 hombres sobre su deseo de ser padres, y también sus preferencias por el tamaño de los senos y caderas de su mujer ideal. Los resultados apuntaron a que los hombres que no quieren tener hijos preferían proporciones más pequeñas, al contrario de los que querían ser padres.

4 . Acariciar y apretar los senos previene el cáncer de mama

De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Berkeley y el Laboratorio Nacional de Lawrence Berkeley, realizar esta acción puede prevenir la enfermedad. Aparentemente, fuerzas mecánicas y la aplicación de presión física en los senos, puede prevenir que las células de control se tornen malignas.

5 . Las mujeres con implantes son suicidas

Con tetas no hay paraíso: la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos afirma que las mujeres que tienen implantes mamarios son al menos tres veces más propensas al suicidio. El Centro Médico de la Universidad Vanderbilt, hizo un estudio a cargo de Loren Lipworth, quien monitoreó a 3,527 mujeres que se habían sometido a esta cirugía entre 1965 y 1993, y halló que 24 de esas mujeres se habían suicidado después de un promedio de 19 años. Por otro lado, el riesgo de suicidio en este mismo grupo se triplicó en comparación y a la población promedio.

6 . Los tipos sexistas las prefieren grandes 

Un estudio de la Universidad de Westminster concluyó que los hombres que son realmente machistas tienen preferencia por este tamaño. A los hombres que participaron en dicho estudio se les expuso a modelos 3D de mujeres con diferentes tamaños de senos. Por supuesto, se les pidió que dijeran quienes eran las más atractivas. Esto ligado a una encuesta para medir su hostilidad actitudinal hacia las mujeres y su valoración hacia las mismas.

7 . El brasier acelera la flacidez

Aunque no lo crea. En Francia realizaron un estudio por 15 años entre mujeres de 18 a 35 años. Este mostró que el brasier causa más daño que bien, ya que mostró que las mujeres que no lo usaban se beneficiaron a largo plazo, ya que pudieron desarrollar más tejido muscular.

8 . Si a ellos les gustan pequeñas, también les gustan sumisas

El psicólogo Stuart Fischoff asegura que a los hombres que les gustan las mujeres con senos pequeños buscan una pareja menos “amenazante”, ya que tácitamente ellos leen que ella no compite con otras mujeres de pechos grandes. Por ende, será “más fiel”.

9 . Si un hombre mira fijamente los senos de una mujer, puede vivir cinco años

Un estudio alemán, que ha circulado en Internet por años, afirma que mirar los senos de las mujeres diez minutos al día prolonga la vida, ya que equivale a hacer 30 minutos de ejercicio aeróbico debido a loa cambios producidos en la presión arterial y los biorritmos del corazón.

10. Sí, existe el fetichismo de senos.

Existe y puede llegar a ser psicológicamente patológica cuando es una fijación fuerte, y sea el único medio de despertar el deseo sexual. – Publimetro Colombia

Loading...
Revisa el siguiente artículo