“El amor de mamá no tiene edad, ni se jubila”

De niño, de jóvenes o adultos nuestras madres no dejan de sentir que sus hijos son lo más relevante en su vida, pero cada etapa tiene sus características. Los expertos nos cuentan cómo ser mamá en diversas etapas.

Por: Publinews

pv_panel (14)El Día de la Madre suele asociarse a la imagen de una mujer joven con un bebé en brazos y destellos de felicidad maternal, pero la vida de las madres va mucho más allá.

Hoy en Guatemala el mayor porcentaje de las mamás se encuentra entre los 18 y 28 años, edades en donde la fertilidad y las condiciones físicas como las psicológicas están alineadas para vivir la maternidad, no importa si es biológica o por adopción.

Luego de los 30, pasando los 40 y 50 y 60 las guatemaltecas siguen cumpliendo las mismas funciones como mamá. “No es posible jubilarse de ser mamá, es una función que se cumple de por vida”, dice la psicóloga Sandra Luna.

Según los expertos, no hay edad para ser mamá, pues conforme los hijos crecen, las experiencias también van variando.

Hay que encontrarle ese sentido a la maternidad. Por ejemplo, cuando son bebés requieren atención única y especial. Esa protección que no debe faltar. Luego, viene la etapa escolar, en donde hay responsabilidad para educarlos de mejor manera. Cuando son jóvenes llega una época de mucha más formación, de permisos y libertades. Luego, cuando son adultos llega el proceso más difícil, cuando los hijos se van de casa”, comenta Juan Morales, psicólogo especializado en temas familiares.

¿Por qué es la etapa más difícil? Los expertos explican que cuando el hijo se va de casa llega el “síndrome del nido vacío”. “Aún cuando los hijos ya no están en el hogar se sigue siendo mamá. Lo que hay que hacer para no caer en depresión es combinar el tiempo, buscar actividades alternativas para no sentir esa ausencia”, dice Morales, quien concuerda en que para el amor de mamá no hay edad.

 

Análisis

“Nunca se deja de ser mamá”

Lo importante es saber llevar cada etapa. Nunca se deja de ser mamá, ya que cada proceso es distinto y requiere de distintas actividad. Lo más difícil es cuando los hijos se van de casa, pero esto no quiere decir que la función de ser madre termina; al contrario, lo que se debe hacer es combinar las actividades para no sentir esa ausencia y ser feliz.

 

Bienvenidos

Mi madre

Dedicamos esta edición especial con reportajes, entrevistas e imágenes donde investigamos sobre las mamás, sus etapas, su forma de amar a los hijos, su rol en la sociedad de hoy y cómo se han adaptado a la tecnología. Hay pocas cosas que no cambian en la vida y es la constante llamada de nuestras madres para saludarnos, el beso y abrazo sincero y sobre todo la preocupación de que estemos bien. A ellas, a todas y a quienes nos hicieron ser quienes somos hoy, dedicamos estas páginas.

 

Una mirada a las etapas de ser madre

Los psicólogos reconocen tres grandes periodos de las madres, que coinciden con el crecimiento de los hijos

 

La niñez, época de cuidado

Cuando se es bebé se requiere una atención y uns cuidado especiales. Esta es una etapa que se tiene que aprovechar. Luego llega la época del colegio y el proceso de acompañar al pequeño en sus estudios y tareas. También comienza la educación en el hogar.

 

Juventud, proceso responsable

La juventud es otro de los procesos que requiere mucha responsabilidad, ya que aquí comienzan las libertades y los permisos. Es cuando la madre se suelta poco a poco del hijo. Hay que saber cómo sobrellevar estos aspectos y, sobre todo, es necesario un diálogo y confianza entre ambos.

 

Adultos, etapa sin los hijos

Es un proceso dífícil, ya que los hijos a cierta edad se van de la casa y las madres inician un proceso de soledad. “Nunca se deja de ser madre, lo que hay que hacer es combinar el tiempo con distintas actividades, pero la función de ser mamá siempre estará”, dicen los experos.

Loading...
Revisa el siguiente artículo