La “epidemia” de la violencia

A pesar de décadas de campañas de concienciación pública, la violencia contra las mujeres es incontrolable, incluso en países desarrollados. En colaboración con ONU Mujeres, Publinews investiga sobre este flagelo en el mundo.

Por: Publinews

En un día de enero, en Guatemala, seis mujeres, entre ellas dos niñas, fueron asesinadas. “Yo no he sido capaz de encontrar una razón para el asesinato”, declaró Rosa Franco, madre de María Isabel, quien fue asesinada a los 15 años. “Pero así es la vida de una mujer en este país lleno de autoridades corruptas. Yo sospecho de varias personas, incluyendo un traficante de drogas de 45 años de edad, quien había estado acosando a mi hija desde que él le pidió salir con ella, pero ella se negó”.

Bienvenidos a nuestro mundo del siglo XXI, donde un tercio de las mujeres se convertirá en víctima de la violencia al menos una vez en su vida. En Perú, el destino es igual de aterrador: “Nosotros tenemos 10 feminicidios al mes”, comentó María Ysabel Cedano García, miembro de Demus, una organización de derechos de la mujer en ese país.

Tal vez es aún más desconcertante que la violencia contra las mujeres siga siendo común en los países desarrollados. En Suecia, 46% de las mujeres declara haber sido víctima de la violencia. Las féminas y las niñas constituyen el 80% de las personas traficadas a nivel mundial cada año. “La violencia contra las mujeres es una epidemia oculta, y oculta es una palabra muy importante”, señaló Ann Veneman, exdirectora ejecutiva de Unicef.

La mayor parte de la violencia contra las mujeres ocurre en sus hogares, cometidas por sus novios o maridos. “La violencia de pareja a menudo tiene un componente psicológico que hace más difícil de medir”, afirmó Markku Heiskanen, experto en violencia doméstica del Instituto Europeo para la Prevención y el Control del Delito. “Las mujeres quieren proteger a sus parejas. Cuando ellas hablan sobre compañeros anteriores, ellas mencionan mucho más la violencia”.

Las jóvenes, en particular, resisten los choques de agresión de los hombres. Casi la mitad de todos los asaltos sexuales en todo el mundo son cometidos contra niñas menores de 16 años. “En muchos casos son niñas de hogares difíciles, quienes son atrapadas por los hombres que les dicen que las aman, pero son realmente proxenetas”, expresó Veneman.

Pero hay buenas noticias. Se están construyendo refugios para las mujeres, incluso en países donde la violencia contra ellas ha sido tolerada durante mucho tiempo. Las víctimas están siendo capacitadas en oficios, por lo que ellas pueden ganar su propio dinero. En la India, la violación de una mujer joven condujo a protestas sin precedentes en Dheli. Y, en China, la condena a muerte de Li Yan, una mujer sentenciada por haber matado a su marido después de ser abusada por él durante años, causó una rara protesta pública.

Hace una generación, la violencia contra los niños se consideró “aceptable”; hoy en día es totalmente repudiable y en muchos países está prohibida. “Eso demuestra que la sociedad puede cambiar la situación si esta actúa”, explicó Heiskanen. “Cada hombre lleva la violencia dentro de él. Cada ser humano siente agresión, pero tal vez las mujeres han sido educadas para usarla menos. Nosotros también podemos educar a los hombres. Ellos son seres racionales. Si ellos dicen lo qué está permitido, ellos deben comportarse consecuentemente. Nosotros necesitamos cursos de cómo ser un hombre”, concluye Heiskanen.

Costumbres y creencias

“Incluso si la vida de una mujer está en peligro no podemos protegerla. Se considera que si va en contra de la creencia de la comunidad merece la muerte”.

Yanar Mohammed, presidenta de la organización para la libertad de las mujeres en Irak

Loading...
Revisa el siguiente artículo