Objetivo: vientre y trasero firmes

Son focos de nuestra atención y nos esmeramos por hacerlos lucir perfectos.

Por Publinews

Para lograr un cuerpo como el que soñamos hay que hacer algunos ajustes.

Si bien hay quienes han heredado por genética características envidiables, existen muchas que, con miras a mejorar la calidad de vida y de paso el cuerpo, deciden hacer algunos cambios en sus rutinas a fin de erradicar la grasa corporal y sus consecuencias, como flacidez y celulitis.

En este camino hay dos factores que no podemos olvidar: una dieta equilibrada y ejercicio regular.

El llamado, en ningún caso, es a no comer, sino a comer evitando ciertas costumbres.

Obviamente no hay un alimento que baje la grasa per se, pero sí hay algunos que contribuyen a no generarla.

Ese es el caso de cereales integrales, lácteos descremados, frutas, verduras, legumbres y un limitado consumo de pollo y pescado; estas deben constituir las bases de la rutina de alimentos.

La búsqueda

– Debes dejar fuera los ayunos prolongados: Te recomendamos al menos 4 ó 5 comidas diarias, con un intervalo no mayor de 3 a 4 horas.

– Adiós estreñimiento: La mejor forma de despedirse de este desagradable problema es con lo que comemos. Frutas como naranjas, ciruelas, kiwis, beber abundante agua pero a pequeños intervalos, y evitar las bebidas gaseosas y el alcohol, contribuyen de manera sorprendente. Además hazte fan de los lácteos específicos con lactobacilos o fibra, que te ayudan con el desagradable “tránsito lento”.

– Evita: Existe una lista de alimentos perjudiciales cuyo único fin es hacerte sentir y ver más hinchada (OK, son ricos, pero no debes abusar de ellos). ¿Cuáles? Las frituras, los chocolates, el alcohol, los postres, los dulces y el exagerado consumo de carnes rojas. Además, olvídate de excesos o atracones de comida y alcohol, ya que siempre desembocan en grasa abdominal.

– Ejercítate: La constancia se premia. Tener una rutina de ejercicios es la mejor forma de conseguir lo que quieras. Con ayuda de abdominales lograrás un vientre digno de lucir. Pero ojo, el cómo haces los ejercicios es muy importante, debe ser el adecuado para las zonas que quieres tener en perfecto estado.

Ejercicios

1-. Para fortalecer la parte superior del abdomen: Debes mover la parte de arriba hasta el esternón, levantando el tronco y contrayendo la zona. Las piernas deben estar flexionadas y los pies fijados. Contrae el abdomen hasta despegar del suelo los omoplatos, manteniendo la cabeza fija.

2.- El abdomen inferior lo debes trabajar tumbándote de espaldas, con la cabeza apoyada y los brazos extendidos a lo largo del cuerpo. Levanta hacia arriba las piernas semiflexionadas al mismo tiempo que la cabeza, vigilando de no crear tensión en la espalda. Debes empezar con series cortas y aumentarlas gradualmente.

3.- Advertencia: Con una actividad aeróbica complementaria lograrás quemar la grasa que se forma esa zona (que se ubica entre los músculos y la piel). Los expertos aseguran que con 25 minutos, tres veces por semana, es suficiente, aunque se puede llegar hasta los 40 minutos.

4.-Trasero: ¿No estás de acuerdo con la cirugía estética? Entonces manos a la obra ¡ahora! Para comenzar pon unas tobilleras con peso en ambas piernas. Tiéndete boca abajo, con la espalda y la cola en posición horizontal. Eleva tu pierna dejando el talón a la misma altura de tu hombro. Luego contrae los glúteos y abdominales, mientras elevas y bajas una pierna. Haz tres series de 15 repeticiones con cada pierna. Repite esto todos los días, y en un mes te sorprenderás.

5.- Otra rutina que te servirá muchísimo para levantar el trasero es subir y bajar diariamente 20 pisos (o al menos 3 veces a la semana). Claro que debes partir de manera gradual y, antes de comenzar a subir, debes haber precalentado, lo que se puede lograr caminando unos 5 minutos antes. De esta manera, tu aparato locomotor y tu sistema cardiocirculatorio estarán en óptimas condiciones para comenzar la actividad. Es importante que sepas que para que tengas buenos resultados, debes hacer estos ejercicios sin parar.

6.- Si aún te queda tiempo, te recomendamos dejar otro día para hacer unos ejercicios apoyada en la pared, con los brazos extendidos frente al cuerpo y las piernas juntas. Llevas primero la pierna derecha extendida hacia atrás, sin flexionar la rodilla y elevándola lo máximo posible, manteniendo siempre los brazos extendidos hacia delante, a la altura de los hombros. La elevación de la pierna debe hacerse lentamente y a un ritmo constante, en 3 series de 20 repeticiones con cada pierna, con una pausa de 1 minuto entre cada serie.

Loading...
Revisa el siguiente artículo