Adelgaza sin pasar hambre

Sus cultores aseguran que con este régimen se baja de peso de manera saludable. Y no sólo eso...

Por: Publinews

Casi todos los días encontramos nuevas dietas que prometen lo mismo: ayudar a deshacerse de los kilos extra. Claro, algunas son más saludables que otras.

Y ese parece ser el caso del régimen de alimentación que propone “Comer Limpio” (“Clean Eating” o “Eat Clean”, en inglés), una forma de nutrición que cada día está ganando más adeptos.

Sus seguidores sostienen que son muchos los beneficios de esta dieta, ya que no sólo permitiría bajar de peso, sino también mejorar la belleza de la piel y el pelo, además de favorecer el buen funcionamiento del organismo, equilibrando el metabolismo, los niveles de azúcar en la sangre y la energía.

Pero, ¿en qué consiste? De acuerdo a una información en el sitio mdzol.com, se trata de evitar los alimentos procesados y refinados y, en cambio, basar la dieta en alimentos ‘enteros’.

No hay restricciones. Es decir, quienes siguen este plan no pasan hambre, tienen una nutrición adecuada, evitan enfermedades, bajan de peso, eliminan toxinas y se sienten bien.

Se puede comer carne, pescado, cordero, verduras (incluso papas), hongos, productos lácteos, café, legumbres, avena, chocolate, cerezas, mango, mantequilla de maní… Y la lista sigue, dice en mdzol.com.

Lo importante es fijarse en los alimentos que se ingieren, evitando los refinados y muy procesados. Además, otro aspecto esencial del régimen “Comer Limpio” es que se debe tomar como un estilo de vida y no como una dieta pasajera (que muchos solemos hacer). Es decir, la clave está en seguir comiendo de esta forma PARA SIEMPRE.

A continuación, los principios básicos de esta dieta…


Principios básicos

En el sitio cukmi.com, encontramos una lista con las reglas de oro de la dieta “Comer Limpio”:

Consume alimentos integrales. Son los que no han sido manipulados, ya sea en un laboratorio o en una fábrica. Por ejemplo, alimentos de granja: frutas y verduras, granos enteros, carnes de pastoreo, productos lácteos bajos en grasa, frutos secos sin sal y semillas.

Evita los alimentos procesados. Corresponden a aquellos que tienen etiqueta, es decir, se utiliza más de un ingrediente para hacerlos. No hay que eliminar todos los alimentos procesados, hay muchos naturales y de buena calidad como las pastas de grano entero o los quesos. Como guía: si no puedes pronunciar un ingrediente en una etiqueta, no pongas esa comida en tu carrito del supermercado.

Elimina el azúcar refinada. Aporta nada más que calorías. Se pueden utilizar otros edulcorantes naturales.

Ingiere cinco o seis comidas breves al día. Comer varias veces y en porciones más pequeñas durante el día ayuda a acelerar el metabolismo y reducir la posibilidad de comer snacks en lugar de una rebanada de pan integral con mantequilla y mermelada de frutillas.

Prepara tu propia comida. Cocina desde cero en lugar de llamar al delivery o comprar alimentos preparados. Parece más difícil de lo que es: los platos de este plan de alimentación necesitan poca preparación, más allá de cortar y saltear, para hacer comidas deliciosas.

Combina proteínas con hidratos de carbono. Cada vez que comas algo, asegúrate de que la comida es balanceada. No vas a tener ganas de comer comida chatarra si combinas proteínas con hidratos de carbono o carbohidratos con grasas. Este acto sencillo alimenta tu cuerpo y mata el hambre.

Loading...
Revisa el siguiente artículo