3 cosas que aún no puede hacer una mujer en China

3 cosas que aún no puede hacer una mujer en China
Por: Publinews

China es el país más poblado en este momento en el planeta, con un poco más mil 372 millones de habitantes, de las cuales el 48.17% son mujeres, de acuerdo a estimaciones del Banco Mundial. 

En este país también existe una de las leyes más estrictas para las mujeres que desean ser madres, llamada “Política del hijo único“, la cual es una medida de control de la población establecida en zonas urbanas de China desde 1979, que consiste en que a cada pareja del país solamente se le permita tener un hijo y que hoy se anuncia que llegará a su fin. 

Tras el cierre del Plenario del Comité Central del Partido Comunista de China, se anunció que el país “abandona la política del hijo único que mantuvo durante décadas. El cambio busca equilibrar el desarrollo de la población y responder al desafío del envejecimiento de la población”, se lee en el comunicado. 

Esta decisión está incluida en el 13º Plan Quinquenal, aprobado en esta reunión. Entrará en vigor una vez que sea aprobado por la Asamble Nacional Popular, el poder legislativo del país, en su reunión de marzo de 2016. 

A continuación les mostramos tres cosas que, sorprendentemente, las mujeres en China no pueden hacer. 

1. Congelar sus óvulos

Las mujeres en el país no podrán congelar sus óvulos, a menos que ya se encuentren casadas. Esta polémica política surgió en agosto pasado, después de que la actriz Xu Jinglei reveló que visitó en 2013 Estados Unidos con el objetivo de congelar sus óvulos, para poder tener hijos en el futuro. 

Al igual que ella, este tipo de procedimientos comenzaron a volverse una tendencia en el país, a lo que la televisora estatal emitió un reportaje sobre el tema en el que se advirtió: “Para utilizar los óvulos congelados, se necesitan tres certificados al mismo tiempo: Identificación, tarjeta de autorización para dar a luz y certificado de matrimonio”, lo que causó polémica en el país, de acuerdo a información de “Buzzfeed“.

2. Tener una cita médica con el ginecólogo

Así lo relata Roseann Lake, conferencista en TEDxSuzhou Women, quien describió al portal “Jezebel” las marcadas diferencias entre las mujeres solteras y casadas que van al ginecólogo. 

En el texto, se cuenta la historia de Crystal Wang, una mujer de 22 años quien acude por primera vez a una revisión. “No era virgen, pero tampoco estaba casada. No era una combinación que fuera aceptada por las autoridades del hospital, por lo que mintió y señaló que era casada en el registro del hospital“. 

Entonces, Crystal fue formada en una larga fila de mujeres, a quienes se le hacían todo tipo de preguntas personales en voz alta. “Al salir de ahí, Crystal notó que había otra mujer a la que los médicos estaban expulsando por haber señalado que era soltera. Ella le explicó a la enfermera que era sexualmente activa y que requería un examen, fue entonces cuando le dieron un número y la mandaron al final de la fila. La trataban como basura”. 

3. Estudiar carreras “de hombres”

La Universidad Tecnológica de Minería del país tiene una política de solamente aceptar a hombres, ya que consideran que algunas licenciaturas, como la minería, son “inadecuadas para mujeres”. 

El profesor de Minería de la universidad, Shu Jisen, explicó esta decisión en entrevista con la cadena británica “BBC“: “Si ellas entran en estos trabajos, gastarán energia que podría tener un mejor uso”. 

Loading...
Revisa el siguiente artículo