Carta viral: "En Zimbabue no lloramos por los leones"

Carta viral:
Por Publinews

AUGUST 10 In honor of #LION #DAY #CECIL #REPOST

A photo posted by Bellefleur69 (@bellefleur69) on Aug 10, 2015 at 9:59am PDT

Lion in Portrait, #WorldLionDay #Cecil #Wildlife #Conservation

A photo posted by James Wahome (@jwahome) on Aug 10, 2015 at 12:06pm PDT

El estudiante de doctorado de biociencias moleculares en Wake Forest University, Estados Unidos, Goodwell Nzou, originario de Zimbabue, compartió reveladoras declaraciones respecto a la muerte del león Cecil en un texto al diario estadounidense “New York Times”.

“Mi mente estaba absorta en la edición genética bioquímica cuando los mensajes de texto y posts de Facebook llamaron mi atención: ‘Lo siento por Cecil’, ‘¿Vivía Cecil cerca de ti en Zimbabue?‘”.

El joven especialista en el campo de biociencias moleculares dio a conocer que Cecil no era querido en su aldea ni en las cercanas, ya que las familias se veían amenazadas constantemente tanto por leones como por otros animales salvajes. “¿Todos esos estadounidenses entendían que los leones matan personas? ¿Entendían que eso de que Cecil era ‘amado’ y el ‘favorito de los lugareños’ era todo cosa de los medios? ¿Jimmy Kimmel hizo sus críticas por un león asesinado o porque lo confundió con Simba?”, expuso.

Según declaraciones de Goodwell, la mayoría de animales salvajes son objetos de terror, aunque también se les guarda mucho respeto y se les ve como seres místicos según los diferentes tipos de clanes de Zimbabue. En dichos clanes, se elige a un animal y se le ve como a una deidad.

El de Goodwell, por ejemplo, es el clan Nzou. Ellos no tocan la carne del elefante, pues sería como comerse a un pariente. Sin embargo, aclaró que ese respeto no los hace evitar que alguien los cace. “Estoy familiarizado con los animales salvajes. Yo perdí mi pierna derecha por el ataque de una serpiente“, prosiguió en la carta.

En la misiva dirigida a “The New York Times” también mencionó que justo una semana después de su accidente, uno de sus tíos había sido atacado por un león –afortunadamente, sólo tuvo una lesión en una pierna–. “El león empeoró la vida en mi aldea. Ya nadie socializaba alrededor de hogueras por la noche ni nadie se atrevía a ir a la casa del vecino”.

Incluso, compartió que cuando mataron al león a nadie le importo si lo hizo alguien local o era un trofeo de un hombre blanco, si se hizo de forma legal o ilegal, pues danzaron y cantaron para celebrar haber vencido a la “espantosa bestia”.

El estudiante también quiso aclarar que la tendencia de hacer de los animales algo romántico y darles nombres les parece a la gente de Zimbabue un circo absurdo. 800 leones se han matado de forma legal en Zimbabue en la última década.

En la galería de fotos podrán conocer más datos interesantes de la carta de Goodwell. Recuerden que para leer la información desde un smartphone o tablet, deben seleccionar “ampliar galería” y después “mostrar texto”.

Loading...
Revisa el siguiente artículo