Chile: Las víctimas de la represión describen los tratos de "Mamo" Contreras

Chile: Las víctimas de la represión describen los tratos de
Por Publinews

Durante la dictadura militar de Augusto Pinochet en Chile, José Manuel Guillermo “Mamo” Contreras Sepúlveda, tuvo un papel fundamental: Fue el encargado de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), agencia responsable de la represión política a los opositores del régimen. 

“Mamo” Contreras, de 86 años de edad, está condenado a 529 años de cárcel (sumó los últimos 20 hoy) y dos cadenas perpetuas, por delitos de lesa humanidad y violaciones a derechos humanos, que incluyen tortura, secuestro y asesinato. El pasado martes ingresó al Hospital Militar, donde su estado de salud se reporta como “muy grave”. 

Entre los testimonios sobre los abusos, se encuentra el de la monja Karoline Meye. Aquí narra a un canal local cómo conoció a Lucía Hiriart, esposa de Pinochet y a Manuel Contreras. 

Por su parte, Nieves Ayress Moreno también publicó su testimonio de cómo fue víctima de la dictadura.

Con el título “Así me torturó Manuel Contreras en la dictadura”, Ayress explica: “Los métodos de tortura incluían golpes, y choques eléctricos a todas las partes más sensibles del cuerpo, como los senos, los ojos, el ano, la vagina, la nariz, los oídos, y los dedos. También usaban un método de tortura que se llamaba ‘Pavo de Arara’, en el cual me amarraban los pies y los brazos, me colgaban cabeza abajo, y me aplicaban choque eléctrico al ano”, de acuerdo a una carta publicada en el sitio “Correo de los trabajadores”

También, en el portal “Remember Chile” con sede en Reino Unido, Rosa Guitiérrez Silva, narra la tortura que padeció.

Me llevaron al primer interrogatorio, encapuchada hasta la cintura, me sentaron y me leyeron mi ficha. Después me preguntaron: ‘¿Militas en la Jota? (Juventudes Comunistas de Chile)’ Yo lo negué y dije: ‘Sólo simpatizo con la Unidad Popular"”. No me creyeron y a continuación tuve un largo período de sesiones de tortura con electricidad a través de unos anillos que me ponían en los dedos de las manos, en las uñas y otros lugares”, explicó

Loading...
Revisa el siguiente artículo