Colombia se prepara para la liberación del general secuestrado por las FARC

Luego de dos semanas de permanecer retenido por la guerrilla colombiana, están dadas las condiciones para que el brigadier general Rubén Alzate y sus dos acompañantes sean liberados.

Por Publinews

Foto: AFP Foto: AFP

Las FARC se aprestan a liberar este domingo en Colombia a un general del Ejército retenido hace dos semanas junto a otras dos personas en confusas circunstancias, un hecho muy esperado para reanudar el proceso de paz con la mayor guerrilla colombiana.

El brigadier general Rubén Alzate, el cabo Jorge Rodríguez y la abogada Gloria Urrego deben ser entregados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a una misión humanitaria en un sitio acordado en el departamento de Chocó, en el noroeste del país.

Delegados del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), regularmente convocados para estas labores, y representantes de Cuba y Noruega, garantes de los diálogos de paz, recibirán a los cautivos y los conducirán “a una guarnición militar”, anunciaron el sábado las FARC desde La Habana, sede de las negociaciones con el gobierno de Juan Manuel Santos.

El viceministro de Defensa, Jorge Bedoya, y el comandante del Ejército, general Jaime Lasprilla, están desde hace dos días en Chocó coordinando el operativo, que según las FARC podría frustrarse por condiciones meteorológicas adversas, o por la inesperada presencia de soldados “en el camino a la libertad” de los retenidos.

Las operaciones militares están suspendidas desde el viernes en esa remota y selvática región, la más pobre de Colombia, de difícil acceso por la falta de carreteras y una de las zonas de más alta pluviosidad del planeta.

Alzate, el oficial de más alto rango tomado por las FARC en 50 años de conflicto armado, fue retenido junto a su asistente Rodríguez y a su mano derecha Urrego, asesora de proyectos especiales del Ejército, durante un desplazamiento de civil y sin escoltas en un caserío cerca de la capital regional Quibdó.

Los tres son ansiosamente esperados por sus familiares en busca de respuestas de lo ocurrido: Alzate, por su esposa que vive en Bogotá; Rodríguez, por sus padres que residen en el Norte del Santander (noreste); y Urrego, por su marido, quien desde Quibdó trabaja para el desarrollo de Chocó.

Alzate, un experimentado y condecorado general de 55 años, también deberá dar explicaciones al Congreso, que ya anunció que lo convocará para saber las razones de esta aparente violación de las reglas básicas de seguridad.

Loading...
Revisa el siguiente artículo