América busca alternativas a guerra frontal contra el narcotráfico

La reunión es un seguimiento a la declaración sobre drogas de la Asamblea General de la OEA realizada en 2013 en la ciudad colonial de Antigua

Por Publinews

Foto: OEA Foto: OEA

Delegados de la Organización de Estados Americanos (OEA) discuten este viernes en Guatemala alternativas a la guerra frontal que impulsa Washington contra los poderosos carteles de la droga, en busca de frenar la violencia criminal que deja miles de muertos en Latinoamérica.

Los representantes de los países miembros de la OEA, entre ellos ocho cancilleres, debaten sobre las nuevas vías del combate al narcotráfico, aunque divididos sobre una legalización del consumo, comercio y tránsito, como lo propone el presidente guatemalteco, Otto Pérez.

A pesar de que existe un interés para debatir alternativas para enfrentar el narcotráfico, Estados Unidos insiste en mantener la guerra directa a ese flagelo, que ha convertido a Centroamérica en la región sin conflicto más violenta del mundo, con más de 30 muertes por cada 100.000 habitantes, según la ONU.

En esta asamblea extraordinaria, la OEA espera alcanzar una posición común sobre el problema mundial de las drogas de cara a la asamblea especial de las Naciones Unidas que se celebrará en el primer trimestre de 2016.

La reunión es un seguimiento a la declaración sobre drogas de la Asamblea General de la OEA realizada en 2013 en la ciudad colonial de Antigua, 45 km al suroeste de la capital.

– Violencia desbordada –

Al inaugurar la reunión, el mandatario guatemalteco afirmó que la ilegalidad de las drogas y la guerra contra el narcotráfico se saldan con miles de muertos en México y en Centroamérica.

“Estamos conscientes que el régimen internacional actual impone el prohibicionismo, inspira a la guerra que nuestros países en particular, los de tránsito como Guatemala y (el resto de) Centroamérica, hemos librado contra las drogas con un alto costo de violencia”, comentó.

Pérez sorprendió en febrero de 2012 cuando propuso legalizar el consumo, distribución y tránsito de drogas, y estima “urgente” que el continente concerte una propuesta de regulación, ante el fracaso de la política estadounidense que, a su juicio, fortaleció a los carteles del narcotráfico y disparó la violencia.

El mandatario comentó que después de 50 años de escasos avances de la política frontal al narcotráfico es “oportuno el reconocimiento de la flexibilidad en la interpretación de las convenciones, con el objeto de que cada país, en el marco de su propia realidad, pueda innovar”.

Esa capacidad de innovar “es un debate que tenemos que tener en el año y medio que resta a la sesión especial de ONU” sobre drogas de 2016, apuntó Pérez.

Según Pérez, la política antidrogas responde a los intereses de Estados Unidos, basada en la prohibición y en contra del consumo, cuando países como Guatemala no son consumidores sino puente para el tráfico.

“Tenemos que tener una posición cada vez más progresista y con una visión más diferente a lo que hemos estado haciendo en los últimos 50 años” en el combate al narcotráfico, agregó.

El secretario general de la OEA, el chileno José Miguel Insulza, afirmó que es momento de “debatir sin tapujos” el problema de las drogas en el hemisferio”, aunque reconoció que unos países son más afectados por otros.

“Hemos avanzado, encontrado nuevos enfoques, nuevas rutas para enfrentar el tema de drogas de cara a la sesión especial de la ONU”, que analizará reformas a la convención sobre las drogas que data de 1961, destacó.

– Combate diferenciado –

Ante el plenario, el vicecanciller de Nicaragua, Denis Moncada, destacó que la lucha antinarcotráfico debe ser diferenciada porque cada país debe aportar según su responsabilidad en ese flagelo.

“Nicaragua fue declarada libre de pistas clandestinas para el narcotráfico y de bodegas para almacenar drogas. La responsabilidad debe de ser diferenciada entre productores y consumidores con los que son de tránsito como Centroamérica”, consideró.

El canciller costarricense, Manuel González, estimó por su parte que la lucha contra la drogas deber estar enfocada en la justicia, salud y con enfoque de género.

González coincidió con su homóloga colombiana María Holguín en que se debe combatir también la corrupción asociada al narcotráfico y ambos avalaron el encarcelamiento más severo contra los involucrados en ese delito.

El diplomático costarricense aclaró que en su país no se penaliza el consumo de drogas, como sí ocurre en otros.

AFP

Loading...
Revisa el siguiente artículo