José Carlos Sanabria

Modelo de desarrollo y pueblos indígenas

Por Publinews

Foto. Publinews Politólogo de Asíes @josecsa2 Foto. Publinews
Politólogo de Asíes @josecsa2

La Fundación Konrad Adenauer, el Instituto Centroamericano de Estudios Políticos y la Asociación de Investigación y Estudios Sociales presentaron el libro “Visiones de desarrollo: perspectivas indígenas, estatales y empresariales”.

La publicación hace un importante aporte para conocer, con un enfoque comparativo en la región latinoamericana, estudios de casos sobre las visiones de desarrollo estatal, indígena y empresarial, y la manera en que estas perspectivas se han implementado en varios países.

Resulta interesante estudiar los esfuerzos que en otros países se están impulsando para consolidar modelos de desarrollo que atienda los problemas socioeconómicos de sus sociedades y promueva el desarrollo humano integral. Sin considerar las experiencias como recetas, una revisión de estas permite aprender de ellas. ¿Por qué es importante provocar un debate sobre el modelo de desarrollo en Guatemala? Los alarmantes índices de pobreza, desigualdad y marginación muestran que algo no está caminado bien en el país. Estos datos son más dramáticos en las áreas indígenas. Sin duda, el modelo de desarrollo económico no está promoviendo oportunidades de desarrollo para todos y es necesario promover cambios para que esto no siga así.

Algunas preguntas que están en la discusión pública sobre el modelo de desarrollo en el país son: ¿Cuáles son los modelos o las perspectivas de desarrollo que se están impulsando? ¿Qué actores las promueven? ¿El crecimiento económico implica desarrollo? ¿Cuál es el modelo que promoverá el desarrollo humano integral? ¿Cómo promovemos el desarrollo rural integral? ¿Cuáles son los sectores de la economía que debemos fortalecer: turismo, industria, minería, etcétera? ¿Cuáles son los desafíos del modelo en una sociedad con diversidad étnica?

En un país con la diversidad étnica como Guatemala uno de los desafíos, relacionados con el desarrollo, es cumplir con las disposiciones contenidas en el Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas y Tribales de la OIT.

La buena aplicación de este instrumento internacional puede contribuir a la gobernabilidad, principalmente en la solución de conflictos socioambientales, relacionados con proyectos de industrias extractivas, hidroeléctricos, entre otros. En el libro se resalta que estos conflictos se dan en un marco de asimetrías de poder de los pueblos indígenas frente a los gobiernos y a las grandes empresas, que regularmente están amparadas por una legislación y una institucionalidad estatal muy débil. La aplicación del Convenio 169 está relacionada con establecer procedimientos y mecanismos apropiados para la consulta previa, libre e informada a los pueblos indígenas sobre los proyectos que se impulsarán en sus territorios.

Las consultas deberán ser de buena fe y de una manera apropiada a las circunstancias, con la finalidad de llegar a un acuerdo o lograr el consentimiento acerca de las medidas propuestas. En muchos casos los proyectos se desarrollan sin el acuerdo o el consentimiento de los pueblos indígenas y se provocan conflictos en las comunidades. La discusión sobre la aplicación de los mecanismos de consulta está vinculada con impulsar un modelo de desarrollo económico y social que promueva la paz, libertad, justicia, prosperidad, democracia, el respeto por los derechos humanos, en un marco de una verdadera igualdad de oportunidades, que permita la realización de una vida integral y plena para la población indígena.

Loading...
Revisa el siguiente artículo