FOTOS. La selfie mortal: un autorretrato extremo

La búsqueda por el reconocimiento y la fama está impulsando a los aficionados de las selfies a tomar fotografías cada vez más peligrosas.

Por Publinews
FOTOS. La selfie mortal: un autorretrato extremo

Durante los últimos dos años, por lo menos, las selfies han estado en la cima de la popularidad de la internet en todo el mundo, pero esa tendencia está comenzando a resultar peligrosa para aquellos jóvenes que buscan sobresalir con autorretratos más extremos o al realizarlos en condiciones más peligrosas; la reciente muerte de un joven mexicano que se disparó en la cabeza al posar con un arma cargada es un claro ejemplo.

Aunque en la mayoría de los casos las selfies resultan inofensivas y pueden ser consideradas en parte una respuesta normal a grandes cambios culturales y tecnológicos en la forma en que nos comunicamos.

“El problema es que si la visión de nosotros mismos está cada vez más atada a cómo otros nos perciben, esto puede conducir a un aumento de la ansiedad y la vulnerabilidad y puede alejarnos de fuentes más internas, gratificantes y estables de autoestima”, expresa Dara Greenwood, profesora Asociada del Departamento de Psicología de la Universidad de Vassar, en Estados Unidos.

Christopher Barry, un psicólogo de la Universidad del Sur de Mississippi, explica que “las personas que tienen autoestima inestable son más propensas a publicar selfies basadas en su apariencia física”. De este modo, según un nuevo estudio realizado por la Academia Americana de Cirugía Plástica y Reconstructiva, la tendencia de las selfies ha aumentado la demanda de cirugía plástica facial en Estados Unidos.

Hemos sido testigos de selfies que terminaron en tragedia. Uno de los más reciente es el caso del joven de 21 años Oscar Otero Aguilar, de la Ciudad de México, cuyo deseo de tomar selfies cada vez más impresionantes para publicar en las redes sociales causó su propia muerte al posar con un arma cargada que se disparó de manera accidental en su cabeza. En otro caso similar de audacia ido a mal, una pareja polaca murió el pasado 9 de agosto, después de que trató de tomar un autorretrato en un acantilado en Portugal y cayeron al vacío.

En contraste con las tragedias derivadas de los selfies, este tipo de imágenes riesgosas también puede representar fama y una oportunidad de ingresos para algunas personas, tal es el caso de Kirill Oreshkin, más conocido como el “Spiderman ruso”, que ha alcanzado notoriedad en todo el mundo gracias a sus selfies extremas, tomadas sin ningún tipo de protección desde la parte superior de altos edificios. Aunque Oreshkin asegura que lo hace por diversión, el joven ruso también vende sus imágenes por hasta US$99 en su página web.

Las selfies se han convertido en un fenómeno global; incluso importantes jefes de Estado como Barack Obama han disfrutado de esta tendencia. Incluso el Diccionario Inglés de Oxford eligió a “selfie” como la palabra del año en 2013.

Los expertos coinciden en que las selfies por sí mismas no representan un peligro, pero cuando las personas están demostrando su autoestima al ser reconocidos por los usuarios de medios sociales y arriesgan su vidas para hacer el tiro más espectacular, ahí es donde la situación se vuelve insegura. Como cualquier tendencia, las selfies se pueden usar para lo bueno o lo malo. Todo está en las manos y la responsabilidad del fotógrafo.

Análisis de Dara Greenwood, Profesora Asociada del Departamento de Psicología de la Universidad de Vassar, en Estados Unidos

Compiten entre ellos

Las selfies pueden llegar a caer en una forma de competencia social (mira dónde estuve, ¡supera eso!) y una manera de asegurar un perfil o estatus más alto en relación con los demás.

El narcisismo a veces se caracteriza por una forma más profunda de la ansiedad acerca de ser infravalorado. Las selfies pueden ofrecer seguros temporales o superficiales de la propia autoestima, sobre todo si las imágenes tuvieron algunos “likes”.

No más adicción

Dara Greenwood explica cómo combatir la dependencia de selfies en cuatro pasos:

• Deja tu teléfono en casa a la hora de tomar un paseo.

• Apaga el celular cuando te reúnas con tus amigos para el almuerzo o en una caminata.

• Administra mejor tu tiempo para ponerte al día con los amigos y la familia.

• La selfie no debería eclipsar otras formas significativas del ser humano y el ser social.

Otros ejemplos

Con un toro

Andoni Obregón publicó una selfie con una bestia en el alboroto que se vivía durante la Feria de San Fermín.

En el mar

Este pasajero, que sobrevivió a un accidente cerca de la costa de Kalaupapa, Molokai en Hawai, capturó el momento del rescate.

En el espacio

El autorretrato del astronauta japonés Aki Hoshide, en la Estación Espacial Internacional, ganó aplausos en 2013.

Por los aires

Un piloto tomó una selfie mientras volaba su jet.

Daniel Casillas / MWN

Loading...
Revisa el siguiente artículo