El Rey perderá su inmunidad y sus hijas saldrán de la familia real

El rey Juan Carlos perderá su inviolabilidad y las infantas Elena y Cristina pasarán a ser familiares del rey Felipe VI.

Por: Publinews

Foto: Agencias Foto: Agencias

Uno de los efectos que acarreará la abdicación de Juan Carlos I será la pérdida de su inviolabilidad, reconocida por la Constitución, cuando su hijo, el Príncipe de Asturias, asuma el trono.

La persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad“, señala el artículo 56.3 de la Carta Magna, que dejará de ser de aplicación para Don Juan Carlos para afectar a don Felipe una vez que sea proclamado como Rey Felipe VI.

Así mismo, sus hijas dejarán de formar parte de la familia real cuando el Príncipe sea proclamado Felipe VI.

Las infantas Elena y Cristina tendrán el mismo estatus que las hermanas de su padre, doña Pilar y doña Margarita. No tendrán actos oficiales y no recibirán la asignación que la Casa del Rey les daba en concepto de gastos de representación (entre otras cosas, para vestuario), en función de las actividades que presidían.

La menor, Cristina, estaba apartada de la agenda oficial de la familia real desde que su marido, Iñaki Urdangarin, fue imputado en el caso Nóos, en diciembre de 2011, y no recibía desde entonces esa cuantía. Su hermana sí ha estado presidiendo actos (el último, la inauguración de la Feria del Libro de Madrid, el pasado 30 de mayo), y una vez concluya los compromisos ya adquiridos perderá esa asignación.

La hija mayor de los Reyes trabaja actualmente en la Fundación Mapfre como directora de proyectos culturales y sociales y tenía hasta ahora un máximo de 25 mil euros de asignación de la Casa del Rey. Cuando su padre comunicó el lunes su abdicación, doña Elena estaba en Ecuador con un proyecto de la fundación.

Doña Cristina trabaja desde 1993 para La Caixa, entidad que hace un año la envió a Suiza como gestora de los programas compartidos entre la fundación y las agencias de la ONU, lo que permitió a la Infanta alejar a sus cuatro hijos del escándalo del caso Nóos.

Hace solo cuatro meses, el Rey fijó por primera vez un sueldo a su esposa, doña Sofía, y a la princesa de Asturias, de 63 mil 234 y 49 mil 182 euros, respectivamente, a los que se suman otros 68 mil 505 y 53 mil 382 euros en concepto de gastos de representación. Todas estas cantidades salen de la asignación anual que el Gobierno otorga a la Casa del Rey, que en 2014 asciende a 7,7 millones de euros (un 2,2% menos que en 2013).

De esa suma, que el Ejecutivo entrega a la institución cada año, saldrá también la futura asignación de don Juan Carlos, que decidirá su hijo, Felipe VI, del mismo modo que hasta ahora don Juan Carlos repartía libremente entre los miembros de la familia real un sueldo.

A partir de la proclamación del nuevo rey, la familia real pasará a estar constituida por don Juan Carlos y doña Sofía, Felipe VI y su esposa, doña Letizia, y sus hijas, las infantas Leonor y Sofía. En cuanto don Juan Carlos firme la ley de abdicación en una ceremonia solemne en el Palacio Real tras su aprobación en el Congreso, la infanta Leonor, de 8 años, pasará a ser princesa de Asturias, de Girona y de Viana, los títulos de su padre, y tendrá más actividades oficiales.

También cambiarán los equipos actuales de La Zarzuela. Los nuevos reyes seguirán viviendo en su casa actual, dentro del complejo de La Zarzuela, y don Juan Carlos y doña Sofía en el palacio. El despacho del Rey, no obstante, lo ocupará Felipe VI.

EFE

Loading...
Revisa el siguiente artículo