Los “ruin bars” traen fortuna a Budapest

Los históricos edificios abandonados son creativos hangouts para ciudadanos y visitantes.

Por: Publinews

Foto. MWN Foto. MWN

Son las 6:00 p.m. en Budapest en un área con aspecto desolado, en un viejo edificio de apartamentos, una multitud de jóvenes pasa el rato, habla y bebe cerveza. La concurrencia no es inusual: la gente se reúne aquí todas las noches, como también pasa a la vuelta de la esquina en un espectacular edificio abandonado y dos calles abajo a cinco cuadras.

Bienvenido al boom de los “ruin bars” (bares ruina) en Budapest.

“El edificio está catalogado como patrimonio nacional, así que es muy difícil y costoso renovarlo”, dice Barna Vendely, administrador de Szimpla, el primer y más famoso “ruin bars” de la ciudad. “Hace 12 años los dueños originales comenzaron un bar en la parte de abajo porque el espacio estaba vacío”.

Szimpla y otros “ruin bars” se ubican a menudo en hermosos edificios de finales del siglo XIX que han caído en el abandono. Cuando visité Szimpla, estaba lleno de gente sentada en muebles de segunda mano hay incluso un viejo automóvil y una antigua silla de dentista.

“Los muebles reciclados son parte de la idea”, explica Vendely. “Cuando los residentes se mudan del barrio, nos regalan sus muebles viejos”.

Szimpla abre al mediodía y cierra a las 4:00 a.m., aunque por estos días también cuenta con un mercado orgánico todos los domingos por la mañana. Ahora, lo que le preocupa a Vendely es un reciente impuesto que se les ha puesto a los establecimientos que sirven alcohol después de la medianoche. ¿Él no debería preocuparse por el hecho de que la ciudad cierre su bar por completo? Los “ruin bars”, después de todo, no apuntan a una ciudad muy segura y moderna.

Al contrario, dice Davide Torsello, un antropólogo italiano: “Los ‘ruin bars’ son importantes porque encajan en el perfil de la ciudad”. De hecho, a juzgar por una encuesta informal de varios de estos, parecen ser el destino número uno de los turistas.

Estilo

“Los bares tienen algunos elementos y cosas que te hacen recordar tu infancia. Uno se siente más como en casa que yendo a un bar”. Elza Morcsanyi, estudiante universitaria de 22 años.

Elisabeth Braw / MWN

Loading...
Revisa el siguiente artículo