Huelga de maestros impacta a 2.5 millones de niños argentinos

Los sindicatos que rechazaron la conciliación obligatoria, que los obligaba a suspender la huelga para seguir la negociación...

Por Publinews

Foto: radiomercosur.com Foto: radiomercosur.com
BUENOS AIRES. Una huelga docente en Argentina por reclamos salariales que cumple este jueves dos semanas mantiene a 2,5 millones de alumnos sin empezar el ciclo escolar en la provincia de Buenos Aires, el mayor distrito del país.

El prolongado conflicto entre los maestros y la administración del gobernador Daniel Scioli, un aliado de la presidenta Cristina Kirchner, ha impedido que empiecen las clases en las escuelas públicas ante la falta de acuerdo en las negociaciones colectivas con el gremio, que exige un aumento de al menos 35%.

En Argentina, como en otros países de Sudamérica, el año escolar empieza en marzo y finaliza en diciembre.

En el distrito que abarca el 40% del alumnado del país, la huelga paraliza la actividad en las escuelas públicas, donde concurren unos 2,5 millones de alumnos de todos los niveles, según datos oficiales.

En cambio, en el sector privado, que tiene 1,3 millones de estudiantes, los maestros concurren a las aulas pese a que sus salarios también dependen del Estado, pues muchos colegios reciben subvención estatal.

En medio de las negociaciones colectivas trabadas, una instancia de mediación se abrió este jueves en la Defensoría del Pueblo de la provincia, que convocó a las partes para intentar un acercamiento de posiciones.

El gobierno provincial presentó una nueva propuesta para ser evaluada en las próximas horas por los gremios docentes, anunció el dirigente sindical Roberto Baradel.

“El Gobierno hizo una nueva oferta”, dijo el sindicalista, pero aclaró: “Sigue el paro docente”.

El gobierno de la provincia había anunciado un aumento unilateral de 30,9% y dio por cerrada la discusión, pero los sindicatos aseguran que ese porcentaje no se aplica de manera general ya que la mayoría sólo tendrá aumentos de 21%.

Los sindicatos que rechazaron la conciliación obligatoria, que los obligaba a suspender la huelga para seguir la negociación, aspiran a un aumento de al menos 35%, además de pagos atrasados de aguinaldos y asignaciones familiares, entre otras extras.

El miércoles se realizó una multitudinaria manifestación de maestros en La Plata, capital provincial, a 60 km al sur de Buenos Aires.

– Conflicto de alcance nacional –

En Argentina, las escuelas primarias y de educación media dependen de cada administración provincial, pero el gremio nacional docente y el ministerio federal de Educación firman un convenio colectivo indicativo para las provincias.

Con la intención de “nacionalizar el conflicto que está más visibilizado en la provincia de Buenos Aires”, CTERA, el mayor gremio del país, convocó a una marcha el miércoles 26 en reclamo de un sueldo básico de 4.900 pesos (615 dólares) para los maestros de todo el país, que actualmente es de 3.400 pesos (427 dólares).

“De ninguna manera podemos aceptar que no se nos dé un aumento salarial que recupere nuestro poder adquisitivo ante la inflación de 2013, la salvaje remarcación (de precios) y la devaluación de enero”, dijo el jueves Stella Maldonado, principal dirigente de CTERA.

En 2013, la inflación fue de 28% según consultoras privadas (11%, según el cuestionado índice oficial) y se disparó en el primer bimestre del año, cuando el costo de vida acumuló un aumento de 7,2% tras una devaluación del peso de 18% a fines de enero, de acuerdo al índice anunciado por el Gobierno.

Empeñado en frenar la escalada inflacionaria, el gobierno intenta contener las demandas salariales y cerrar las negociaciones en niveles similares al 2013, con aumentos de 23% en promedio en los diferentes sectores.

– Con los niños en el aula –

El vicegobernador de la provincia de Buenos Aires, Gabriel Mariotto, reclamó a los maestros que sigan las negociaciones salariales “pero con los niños en las aulas” e instó a declarar la educación como “un servicio público esencial”.

Tras 12 días de huelga, los partidos de oposición también instaron a que se ponga fin a la medida de fuerza, mientras que legisladores de izquierda propusieron que sus colegas “ganen lo mismo que un docente” y que sus haberes sean actualizados a la par que los maestros.

El reclamo docente cuenta con el apoyo del 68% de los argentinos pero no así la prolongada huelga, según una encuesta realizada la semana pasada por la consultora Poliarquía.

AFP

Loading...
Revisa el siguiente artículo